eSight 3, el IMO ofrece de forma pionera a sus pacientes estas smartglasses de realidad aumentada para la baja visión

Imagen en la que se observa las smartglasses eSight 3 y su procesador de control remoto, el cual va conectado a las gafas por medio de un cable. En este modelo, ambos componentes son de color blanco. Las gafas, de apariencia futurista a la vez que elegante, no tienen cristales transparentes, sino que son totalmente opacas.

Probablemente os acordaréis de un emotivo video de YouTube que se hizo muy popular a principios del 2015 en el que una madre podía ver por primera vez a su bebé gracias a unas gafas electrónicas. Se trataba de las smartglasses eSight, unas gafas ideadas para las personas con baja visión. Pues bien, el IMO acaba de anunciar que ofrecerá a sus pacientes del Área de Baja Visión estas gafas que ya se encuentran en su tercera generación y que tienen muy poco que ver con las que aparecían en aquel video, ya que desde entonces han evolucionado mucho tanto a nivel tecnológico como estético.

Sin duda, se trata de una noticia realmente interesante, pues el hecho de que un centro oftalmológico de prestigio como el IMO apueste por este tipo de dispositivo, es señal de que la realidad aumentada, convenientemente enfocada y adaptada, puede representar una ayuda muy factible para la baja visión. Vamos, que la iniciativa de este Instituto representa todo un voto de confianza hacia una tecnología, que en InfoTecnoVisión estamos convencidos que nos deparará muchas sorpresas. Pero bueno, de esto ya hablaré en la conclusión. Por lo pronto, y antes de entrar en materia, comentar muy brevemente que conozco a varias personas de aquí, de España, que en su momento estuvieron interesadas en adquirir estas gafas pero que se encontraron con el problema de que tan sólo se comercializaban en Estados Unidos y Canadá. Ahora eso ya no es ningún problema, pues desde junio de este 2017 ya se pueden comprar en España gracias a la distribución exclusiva de “Recoletos Baja Visión”. Además, su precio ha bajado considerablemente desde los 15.000$ que es lo que costaba la segunda generación eSight a los 9.995$ que cuesta ahora esta tercera generación (desde luego, aún se trata de una cifra considerable).

Y ahora pasemos a conocer en profundidad a este popular e interesante dispositivo:

¿Qué es eSight 3?

Las eSight 3 son unas gafas electrónicas o smartglasses de realidad aumentada diseñadas para que las personas con baja visión puedan aprovechar y potenciar su resto visual residual de forma que mejoren su visión y su autonomía personal diaria.

Esta tercera generación eSight apareció a principios de este año 2017 y está fabricada por la compañía canadiense eSight (el proyecto nació mucho antes, allá por el 2006, cuando el fundador de esta empresa, el ingeniero en electrónica de Toronto, Conrad Lewis, decidió inventar un dispositivo que ayudase a sus dos hermanas con baja visión).

El sistema está compuesto por unas smartglasses de apariencia futurista a la vez que elegante (disponibles en color blanco o negro) y una unidad de procesamiento/microordenador que va conectada por medio de un cable a las gafas, y que además ejerce de controlador remoto de las distintas funciones del sistema. A pesar de su aspecto futurista, su tamaño es bastante reducido, no parecen ser muy pesadas y en general son bastante discretas.

En el caso de que el usuario precise llevar gafas graduadas y/o filtros, en el interior de las eSight 3 hay una “montura” para acoplar los cristales complementarios que se precisen. Cabe destacar, que aunque las podemos catalogar como gafas de realidad aumentada, no tienen cristales transparentes, sino que son totalmente opacas. El visionado de las imágenes procesadas se ofrece por medio de unas pantallas OLED integradas en una estructura que engloba por completo los ojos del usuario y que se puede desplazar hacia arriba o abajo para permitir ver directamente por encima o por debajo de las pantallas del dispositivo (función Bioptic).

Cabe destacar, que aunque las podemos catalogar como gafas de realidad aumentada, no tienen cristales transparentes, sino que son totalmente opacas. El visionado de las imágenes procesadas se ofrece por medio de unas pantallas OLED integradas en una estructura que engloba por completo los ojos del usuario y que se puede desplazar hacia arriba o abajo para permitir ver directamente por encima o por debajo de las pantallas del dispositivo (función Bioptic).
Su funcionamiento es el siguiente: las gafas tienen integrada en su frontal una cámara de alta velocidad /luminosidad y alta resolución HD que captura todo lo que el usuario está viendo. Las imágenes captadas se procesan en el microordenador por medio de unos algoritmos que mejoran la señal de video y, finalmente, el resultado se muestra delante de los ojos del usuario en dos pantallas OLED (Organic Light-Emitting Diode).
El proceso se realiza prácticamente en tiempo real, sin latencia perceptible, es decir, que hay muy poco desfase entre el momento en que las cámaras registran las imágenes y éstas son proyectadas en las pantallas. Esto, junto con la función de inclinación óptica patentada Bioptic, permite que estas gafas se usen sin provocar sensación de mareo ni problemas de equilibrio como suele ocurrir en otros sistemas de realidad virtual.
La función Bioptic permite a los usuarios ajustar el dispositivo en la posición más adecuada de forma que se pueda obtener la mejor vista de la imagen de vídeo al tiempo que se maximiza la visión “normal”. Me explico: tal y como he comentado previamente, la estructura exterior del frontal de las gafas, es decir, donde están las pantallas, puede desplazarse hacia arriba o abajo. Para ello basta realizar un sencillo gesto que permite seleccionar tres posiciones. Si dejamos las gafas en la posición superior, podremos mirar a través de los cristales graduados interiores por debajo de las pantallas del dispositivo, en la posición central toda nuestra visión se centra en las pantallas, y en la posición inferior, podremos mirar por encima de éstas. Cada una de esas posiciones está indicada para distintos usos, a la vez que permite que el usuario no tenga que cambiar de gafas en aquellas situaciones en las que no precise las funciones que proporciona las gafas electrónicas.
Las imágenes se ofrecen en color, y gracias al procesador de control remoto (remoto pero no inalámbrico) se pueden realizar de forma cómoda distintos ajustes que permiten aprovechar el resto visual residual del usuario, tales como variaciones en el color, el contraste, el enfoque, el brillo, aplicar un zoom de hasta 24 aumentos con auto enfoque y congelar la imagen.
Además, incluye un sistema de enfoque automático que el propio usuario puede regular, y que le permite pasar sin dificultad de enfocar cosas a distancias cercanas (leer o ver la pantalla de móviles), a distancias intermedias (ver la televisión o reconocer rostros), o a gran distancia (pasear y poder verlos letreros de las tiendas y similares).
Remarcar también, que el dispositivo incorpora un OCR (reconocimiento óptico de caracteres) que nos permitirá reconocer cualquier texto y que éste se verbalice en voz alta por una voz sintética (de momento esta función no está en español, pero está previsto incorporar este idioma en breve). Y lo mismo ocurre con los menús hablados que incorpora estas gafas y que nos permiten saber en todo momento qué funciones estamos seleccionando. Actualmente estos están en inglés, pero en breve se traducirán también al español.
Y por si todo eso fuese poco, los usuarios de eSight también pueden tomar fotos, transmitir videos y juegos a través de wifi, Bluetooth o conexión HDMI, y por supuesto, poder conectarlas a un ordenador, una televisión o al móvil, para poder ver las pantallas de estos dispositivos directamente en las pantallas de las eSight. Por ejemplo, si las empleamos para visionar el monitor del ordenador, cuando el usuario mueve la cabeza, eso va desplazando automáticamente el foco del zoom, lo cual permite explorar el contenido de la pantalla usando la cabeza como si fuese un “ratón” (el monitor del ordenador permanece normal, de forma que si estamos mirando el ordenador junto a una persona que no necesita ampliar la pantalla, los dos podemos ver el ordenador, cada uno a su manera). Y si se usa con una televisión, se puede hacer que el sonido de ésta se escuche exclusivamente en las gafas.

El sistema está ideado para que el usuario pueda llevar las gafas con comodidad durante gran parte del día mientras realiza todo tipo de actividades como por ejemplo ver la televisión, estudiar, pasear, ir al cine o al teatro, viajar, practicar algún deporte, etc. Se controlan a través de la unidad de procesamiento y la autonomía es de unas seis horas.

¿Para quién está indicado este dispositivo?

eSight está indicado para todas aquellas patologías que provocan baja visión, pero en las que el usuario conserve una agudeza y un campo visual mínimos que le permitan manejar el dispositivo (agudeza inferior a 0,04 y ángulo inferior a 15 grados ya no son candidatos para usarlo). Por lo tanto, se podrán beneficiar personas con degeneración macular, retinopatía diabética, albinismo ocular, atrofia óptica, distrofia de conos y bastones, algunas formas de glaucoma, enfermedad de Stargardt, hipoplasia del nervio óptico, neuropatía óptica hereditaria de Leber, ciertos tipos de retinosis pigmentaria… pero claro, siempre y cuando tengan una agudeza visual y un campo visual superiores a los valores mencionados previamente.

Desde la empresa, su director, Brian Mech, asegura que su dispositivo “Ha funcionado para el 70% de las personas en que se ha probado”, y ciertamente, por Internet se pueden encontrar muchísimos testimonios dando fe de ello.

Aunque ya hubo un estudio supervisado por el CNIB (Canadian National Institute For The Blind) que demostró que eSight ofrece una mejora estadísticamente significativa en la agudeza visual y la mejora del contraste para los usuarios, el año pasado se realizó un nuevo e importante ensayo clínico multicéntrico que incluyó la participación de algunas de las principales instituciones oftalmológicas de Estados Unidos y Canadá tales como la Universidad Johns Hopkins (Wilmer Eye Center), la Universidad de Michigan (Kellogg Eye Center), El Centro para la Retina y Enfermedades Maculares, la Universidad de Toronto (Toronto Western Hospital) y la Universidad de Montreal (Clínica Universitaria de la Visión).

Se espera que este estudio multicéntrico, ya completado pero aún pendiente de ser publicado, valide aún más las formas en que eSight puede mejorar sustancialmente la calidad de vida y las actividades de la vida diaria de las personas con baja visión.

Y bueno, ahora que ya conocemos las gafas, pasemos a la noticia del IMO:

El IMO ofrece de forma pionera las gafas eSight 3 a sus pacientes con baja visión

Este pasado martes 28 de noviembre, el Instituto de Microcirugía Ocular de Barcelona (IMO) publicó en su página web que va a empezar a ofrecer de forma pionera a los pacientes de su Área de Baja Visión las gafas electrónicas de realidad aumentada eSight.

La especialista optometrista del IMO, Carol Camino, que el 24 de este mes participó en un “workshop” realizado en el Instituto para dar a conocer en profundidad el funcionamiento de estas gafas, destaca de eSight su enfoque multi distancia, la facilidad con que el propio usuario puede modificar con el procesador de control remoto aspectos como el color, contraste, brillo o aumento de las imágenes, y su comodidad de uso.

En el mencionado “workshop” participó un paciente con baja visión, concretamente con la enfermedad de Stargardt (una distrofia hereditaria de la retina). Esta persona estuvo realizando diferentes ejercicios para probar las gafas electrónicas en visión cercana y lejana, y quedó bastante sorprendida: “Me he dado cuenta de que puedo llegar a distinguir letras muy pequeñas que, de otra manera, me resultaba imposible. Esto me ha motivado a practicar con las gafas electrónicas para descubrir dónde está mi potencial de visión”.

En el IMO parecen estar muy entusiasmados y confiar bastante en las posibilidades de este dispositivo. Aseguran que ESight es una opción muy interesante que permitirá sustituir el uso de diferentes ayudas como telescopios, lupas, telelupas, etc… por unas únicas gafas electrónicas, que además, gracias a su portabilidad, facilitarán una mayor autonomía a los pacientes de baja visión en una gran cantidad de escenarios. Destacan sobre todo, pues eso, su portabilidad y comodidad, que lo convierten en un dispositivo ideal para gente activa y dinámica que precisa algo realmente práctico que les permita tener las manos libres mientras realizan distintas actividades.

Conclusión

Intentaré ser breve: en InfoTecnoVisión estamos convencidos que la realidad aumentada tiene mucho que aportar a los usuarios con baja visión. Ya hemos visto por aquí algunos ejemplos de ello, como el sistema Retiplus o la aplicación Relúmino (hay algunos más de los que ya os iremos informando a medida que dejen de ser prototipos y se empiecen a concretar en productos comercializables), y la noticia protagonista de este artículo no hace más que corroborar y reafirmar nuestra fe en esta nueva y emergente tecnología. Ciertamente, el hecho de que un centro oftalmológico de prestigio como el IMO apueste por un dispositivo de realidad aumentada, aconsejándolo y proporcionándolo a sus pacientes de baja visión, es toda una señal de que esta tecnología, convenientemente adaptada y enfocada, parece ser una opción muy viable y sobre todo… útil.

La única “pega” que le encuentro a este dispositivo, aparte del precio, es que a diferencia de las gafas EPSON Moverio BT-300 empleadas por el sistema Retiplus, eSight no tiene unos cristales transparentes. Esto, a mi parecer aísla al usuario del entorno y me temo que puede conllevar un cierto “aislamiento social”. Afortunadamente, la función Bioptic permite desplazar el frontal de las gafas para poder ver por encima de éstas, lo cual nos puede servir para poder interactuar con otras personas sin perder el contacto visual. No obstante, como se da la circunstancia de que hay patologías en las que los ojos estéticamente no son muy agradables a la vista, para muchos usuarios esto no será ningún inconveniente, al contrario, agradecerán esta opacidad, además, La gente tendrá en consideración que se trata de un dispositivo de asistencia. Por todo esto es por lo que he puesto entre comillas la palabra “pega” al principio de este párrafo, ya que para algunos usuarios será importante usar un dispositivo con cristales transparentes, mientras que otros preferirán que sea totalmente opaco.

Por otro lado, me gustaría comentar brevemente el tema del precio: sin duda nos encontramos ante unas gafas bastante caras, 9.995$, y si además se acude al IMO para recibir un estudio y asesoramiento con garantías, algo por otro lado muy interesante, ello encarecerá aún más el desembolso final. Claro, es el problema con el que nos encontramos siempre Al tratar con dispositivos de uso exclusivo para nuestro colectivo minoritario (al menos con respecto al público general), que los fabricantes para rentabilizar sus inversiones, encarecen el producto. Afortunadamente, hay otros proyectos similares, como Relúmino, que no está ideado para un dispositivo exclusivo de baja visión, sino para poder ser instalado en dispositivos más genéricos, por lo que en cuanto se pueda instalar en unas gafas de realidad aumentada más discretas y totalmente autónomas, como las próximas Oculus Go, Verá aumentado mucho su funcionalidad y comodidad.

En InfoTecnoVisión estamos convencidos de que a medida que vayan apareciendo más modelos de gafas de realidad aumentada, como las de Apple (que según rumores se prevé que salgan para el 2018 o 2019), seguro que al igual que han ido saliendo aplicaciones de identificación de objetos u OCR para smartphone, también irán saliendo aplicaciones de baja visión para este tipo de gafas, lo cual proporcionará opciones mucho más asequibles. De hecho, aparte de la ya mencionada Relúmino, ya hay alguna otra aplicación como por ejemplo SuperVision, que se podría reprogramar muy fácilmente para adaptarla a estas nuevas gafas de realidad aumentada (por cierto, desde InfoTecnoVisión aconsejamos esta aplicación SuperVision. Está Disponible tanto para iPhone como para Android, es Gratuita y ofrece multitud de prestaciones que convierten a nuestros smartphones en verdaderas telelupas de bolsillo).

Y ya para finalizar, comentar que si alguien está interesado en probar las eSight 3, en la página web de “Recoletos Baja Visión” encontrará un formulario dirigido a familiares y afectados de baja visión que permite concertar una cita. Por cierto, aparte de este centro, que es el distribuidor oficial para España, hay otros dos centros autorizados para proporcionar estas gafas: el IMO de Barcelona y el centro “Eider Baja Visión” de San Sebastián en Guipúzcoa.

Enlaces y fuentes

La noticia del IMO

Nuevas gafas electrónicas para personas con baja visión (IMO)

Video oficial de las gafas eSight 3 en YouTube (en inglés y sin audio descripción). Duración 1:31 min

Página web oficial de eSight (en inglés)

Videos demostrativos y testimoniales de las gafas eSight 3 (en inglés)
Página web de Recoletos Baja Visión

Página web de Eider Baja Visión
Video en YouTube en el que María Clavero, óptico optometrista directora del Instituto Baja Visión y miembro del Comité de dirección del grupo Recoletos Baja Visión, presenta las gafas eSight 3. Duración 17:55 min.
Autor: Jaime Franco

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cumplimenta el siguiente captcha matemático introduciendo la cifra que falta *