Análisis y valoración práctica de la pulsera-reloj Sunu Band

Imagen en la que se observa la pulsera Sunu Band encima de su caja. La pulsera es completamente de color negro, a excepción del sensor ultrasónico y de la hebilla, que son plateados.

Ya hace 6 días que recibí la pulsera-reloj Sunu Band y, tal y como os prometí cuando publiqué el artículo en el que os presenté este dispositivo, a continuación paso a relataros cuáles son mis primeras impresiones y mi valoración práctica tras probarlo durante este tiempo.

Se trata de un análisis totalmente práctico, por lo que si deseáis conocer las especificaciones técnicas y los aspectos más teóricos de las distintas funciones de este dispositivo, os invito a que visitéis el artículo que publiqué en septiembre en el que os presentaba esta pulsera-reloj: visita “Sunu Band, pulsera-reloj con sistema de detección de obstáculos por medio de ultrasonidos”.

Antes de nada, comentar que si habéis adquirido la pulsera y os queréis guiar por el video de la guía de movilidad publicada en la página web de Sunu, en esta nueva versión de Sunu Band se han incluido algunas variaciones en el firmware y esa guía no está actualizada. En concreto, me refiero al ejercicio en el que se coloca la mano portando la pulsera encima de una mesa y se acerca la otra mano al sensor para familiarizarnos con la vibración. Ahora, en esta nueva versión de la pulsera sean introducido unos gestos para activar/desactivar la vibración, y en concreto, ese gesto, el de poner la mano con la palma hacia abajo y el codo flexionado, silencia la vibración. Hay otras modificaciones, como por ejemplo que cuando se pulsa el botón “Menú o Aplicaciones”, para usar la aplicación de detección de obstáculos, no hay que realizar un flick en la superficie táctil para seleccionar entre las aplicaciones disponibles, así como realizar un doble toque para activar la aplicación deseada. Nada más pulsar el botón “Menú” ya queda seleccionada la aplicación de ultrasonido y no hay que hacer ningún gesto, aparte de el de seleccionar el modo de interiores o exteriores. Asimismo, la pulsación mantenida en el botón “Menú” que antes servía para modificar la intensidad de la vibración de la pulsera, ahora sirve para restablecer la Sunu Band a sus valores predeterminados de fábrica. Por otro lado, cuando se selecciona el modo de exploración en interiores, es cuando la pulsera emite tan sólo un pulso corto y la exploración en exteriores emite dos pulsos cortos (justo al contrario de lo que ocurría en la versión anterior). Ah, y finalmente, comentar también que ahora la pulsera Sunu Band ya no viene con el localizador ni con la aplicación Sunu Tag (desde Sunu comentan que en esta nueva versión han preferido centrarse en la función principal de detección de obstáculos y que por el momento no han incorporado esta función. Eso sí, no descartan en un futuro volver a incorporarla). Por lo tanto, fijaos en el manual online de la pulsera, que sí que está actualizado con respecto a esta nueva versión, y no os fijéis en este video, pues podréis pensar que la pulsera no funciona correctamente, ni en los otros vídeos en los que mencionan la función Sunu Tag. Desde Sunu me han comentado que están trabajando en crear nuevos videos teniendo en cuenta las nuevas funcionalidades de la pulsera.

Descripción del dispositivo

En el anterior artículo ya hice una descripción de Sunu Band, pero la hice a partir de datos extraídos del manual y de los vídeos, por lo que ahora que ya la tengo entre las manos, paso a complementar aquella misma descripción:

La pulsera en sí, sin tener en cuenta la correa, mide aproximadamente 6,5 cm de ancho, 1 cm de alto y 2,8 cm de profundidad. El sensor de ultrasonidos, ubicado en uno de los laterales estrechos de la pulsera, tiene un diámetro aproximado de 1,5 cm y una altura de 0,6 cm. Como veis, tiene unas medidas bastante aceptables.

Sunu Band es totalmente de color negro, tanto por la parte superior como por la parte inferior (al menos el modelo que he recibido yo. En modelos anteriores la parte inferior era azul claro), y el cilindro del sensor de ultrasonido es de acero inoxidable plateado. Viene con una correa de silicona hipoalergénica de 20mm de anchura (negra) con hebilla metálica plateada. La correa resulta muy agradable al tacto, su parte externa, es totalmente lisa y agradablemente suave, mientras que su parte interior, la que entra en contacto con la piel, tiene una textura rugosa, con unos minúsculos puntitos que favorecen Una buena sujeción en la muñeca.

Pues bien, si nos colocamos el dispositivo en la muñeca izquierda, con el cilindro metálico del sensor ultrasónico en el lado correspondiente al dedo pulgar, ciñéndonoslo por medio de la correa con hebilla, tal y como se hace con un reloj, y lo contemplamos como si quisiésemos mirar la hora, lo primero que nos llamará la atención es la presencia, en el centro del lateral estrecho más próximo a nosotros, del cilindro metálico del sensor de ultrasonidos, que como ya hemos visto, tiene un diámetro aproximado de 1,5 cm y una altura de 0,6 cm. En el lateral derecho, nos encontramos con dos botones: el botón “Inicio o Home”, el más próximo al usuario y al sensor, que presenta una superficie rugosa, y a continuación el botón “Aplicaciones/Menú”, de superficie lisa. Toda la parte superior del dispositivo es una superficie táctil totalmente lisa en la que se pueden realizar distintos gestos al igual que en la pantalla de un smartphone (flicks o swipes hacia arriba o abajo, doble pulsaciones y pulsaciones mantenidas). Finalmente, en la parte inferior del dispositivo, en el lateral opuesto al sensor de ultrasonidos, nos encontramos con una conexión micro USB de tres pines para recargar la batería.

Y ahora que ya sabéis con más precisión como es este dispositivo, os voy a mostrar de forma ordenada, qué pasos seguí para familiarizarme con él, así como las pruebas realizadas:

1º. Familiarizándome con los botones del dispositivo y con la aplicación Sunu App

Bueno, lo primero que hice fue leerme el manual de la pulsera (encontraréis su enlace al final del artículo). Tal y como he comentado antes, guiaros por este manual, pero no por los vídeos, al menos hasta que los actualicen. Después recargué la batería de la Sunu Band, que por cierto, viene con un cable USB/mini USB, pero sin cargador (como en casa siempre sobran cargadores. Yo le he adjudicado un cargador de un móvil Android que ya no uso, aunque también hubiese servido el cargador del iPhone). Después descargué la aplicación SunuApp, la revisé un poco por encima, y finalmente emparejé el iPhone con la pulsera. Tras todo esto, comencé a familiarizarme con todos los gestos que se deben realizar en su superficie táctil, así como con las pulsaciones necesarias en los botones “Inicio” y “Aplicaciones”.

A este respecto, comentar que el manejo es bastante sencillo e intuitivo. En pocos minutos te familiarizas con los botones y los gestos del panel táctil. En este último Tan sólo hay que realizar flicks hacia arriba o abajo (el panel táctil también soporta otros gestos, como doble pulsaciones y pulsaciones mantenidas, pero por el momento como tan sólo se debe seleccionar por medio de él la aplicación de detección de obstáculos, sólo es preciso realizar los flicks arriba y abajo).

No entraré en detalles sobre los botones y el panel táctil, pues el manual explica muy bien todo esto. Tan Sólo Comentar que al pulsar el botón “Inicio” se accede al reloj vibratorio, y que después, para saber las horas hay que hacer un flick hacia el sensor, mientras que para saber los minutos hay que hacer un flick en dirección opuesta al sensor (una vez consultada la hora, si no se toca el panel táctil durante un minuto, la pulsera entra en modo de reposo). Por otro lado, al pulsar el botón “Aplicaciones”, se accede directamente a la aplicación de detección de obstáculos. Inmediatamente, la pulsera emite una vibración corta para indicar si está seleccionada la exploración para interiores o una doble vibración corta para indicar si estamos en la exploración para exteriores. Si deseamos cambiar de modo de exploración, al realizar un flick hacia el sensor seleccionamos la exploración de interiores (la pulsera emite una vibración corta para notificarlo) y si realizamos un flick hacia el lado opuesto del sensor seleccionamos el modo de exteriores (se emiten dos vibraciones cortas para notificarlo). A, y Ojito con realizar una pulsación mantenida durante más de tres segundos en este botón “Aplicaciones”, porque entonces retornaremos la pulsera a los valores predeterminados de fábrica.

En cuanto al emparejamiento de la pulsera con el iPhone, comentar que es muy sencillo. Hablaré de esto en el siguiente punto, mientras describo la aplicación Sunu APP, que os recuerdo que por el momento tan sólo está disponible para iPhone y que se puede descargar gratuitamente desde la AppStore (al final del artículo encontraréis el enlace para descargarla).

2º. Conociendo en profundidad la aplicación SunuApp

La aplicación es bastante sencilla de manejar. Me encanta la facilidad con la que se empareja el móvil con la pulsera. Eso Sí, sería todo un detalle que la tradujesen al idioma español, aunque bueno, a pesar de que está en inglés, es bastante intuitiva. Veamos algunos aspectos clave de la aplicación:

La primera vez que abrimos la aplicación, nos debemos registrar introduciendo nuestro nombre de usuario, correo electrónico y contraseña (también nos podemos registrar con alguna cuenta de Facebook o Twitter).

Una vez ya se ha abierto la aplicación (por cierto, os recuerdo que tenéis que tener el Bluetooth activado tanto para poder emparejar la pulsera con la aplicación como para configurar la Sunu Band desde la aplicación), nos encontraremos en la pantalla principal. Pues Bien, abajo del todo, tenemos tres pestañas llamadas “Dashboard” (que es la pantalla principal y que se podría definir como el centro de control), la pestaña “Apps” (donde podremos activar y configurar las distintas aplicaciones/funciones de la pulsera) y la pestaña “Más” (donde encontraremos el acceso a una guía interactiva, la ayuda y la configuración de nuestros datos como usuario).

Pestaña “Dashboard”

Esta es la pantalla principal o centro de control. Aquí podemos encontrar los siguientes botones:

  • “My Sunu Band”. Aquí dentro podemos emparejar/des emparejar la pulsera, saber el nivel de batería (se encuentra en el mismo enunciado de este botón), actualizar el firmware de la pulsera y saber tanto la versión de la aplicación SunuApp como del firmware de la Sunu Band.
  • “Obstacle detection app”. Éste es un acceso rápido a la configuración de los niveles de exploración en interiores y exteriores, donde podremos modificar el rango/distancia de alcance de la exploración ultrasónica y su sensibilidad.
  • “Haptics intensity”. Este es otro acceso rápido para poder seleccionar la intensidad o la fuerza de la vibración que sentiremos en la muñeca. Por cierto, cuando cambiamos el nivel de vibración desde este acceso directo, al volver a la pantalla principal no se verá reflejado el cambio (aunque la pulsera sí que vibra según la selección realizada). Si deseamos que figure aquí correctamente la vibración que seleccionamos, deberemos realizar el cambio desde la pestaña “Apps”.

Emparejando la pulsera con el móvil

Para emparejar la pulsera, estando ubicados en esta pantalla principal, es decir, en la pestaña “Dashboard”, debemos entrar en el botón “My Sunu Band” (aquí nos notificará si la pulsera está conectada o desconectada. Si Está Conectada Nos Pondrá el Nivel de carga de la batería). Pues bien, una vez dentro, nos encontraremos en la pantalla de “Pair and Update”. Para emparejar la Sunu Band con la aplicación debemos pulsar en el botón “Pair your Sunu Band”. Entonces empieza a Hablar una voz que dice que acerquemos el móvil a la pulsera. Tenemos que tocar el móvil con la pulsera para que se empareje. Nada más contactar ambos dispositivos, ya queda emparejada.

Una vez emparejada la pulsera con la aplicación, podemos mirar a ver si ha aparecido un botón llamado “Update Sunu Band”. Si se da el caso, eso significa que hay una actualización disponible del firmware de la Sunu Band. Lo Pulsamos, y realizamos la actualización (es importante que al actualizar el firmware la pulsera y el móvil estén prácticamente tocándose pues el proceso se realiza a través de Bluetooth y es conveniente que no haya ningún tipo de interferencia), y en el caso que deseásemos des emparejar la pulsera, aquí mismo también se encuentra el botón “Unpair your Sunu Band”.

Si deseamos saber la versión del programa SunuApp y la versión del firmware de la pulsera, esa información también se encuentra en este apartado.

Para salir de esta pantalla, y volver atrás, a la pestaña “Dashboard”, arriba la izquierda tenemos el botón “Back” que es para ir hacia atrás (en todas las opciones en las que nos hayamos metido dentro de la aplicación, nos encontraremos este botón para ir hacia atrás. Por cierto, el gesto de VoiceOver para ir hacia atrás desde una pantalla a la anterior, no funciona).

Pestaña “Apps”

Aquí encontramos las aplicaciones que están instaladas en la Sunu Band. Éste menú de aplicaciones, permite activar/desactivar las funciones de la pulsera, así como configurarlas. Alguna de ellas, como la configuración del ultrasonido y la vibración, tienen un acceso directo en la pantalla principal del centro de control.

Las aplicaciones disponibles actualmente son (en un futuro se pueden añadir más):

  1. “Time app”. Es la aplicación del reloj. La hora se sincroniza automáticamente entre el móvil y la pulsera cada vez que se conecta a través de Bluetooth. Hay un interruptor que permite desactivar esta sincronización.
  2. “Alarms App”. Es la aplicación de las alarmas. Al entrar podemos configurar una nueva alarma vibratoria, editar alguna que ya hayamos creado anteriormente o activar/desactivar las que ya tengamos configuradas (consultar el manual online para ver más en profundidad como se configuran las alarmas).
  3. “Obstacle detection App”. Aquí se pueden configurar los parámetros del ultrasonido o la detección de obstáculos, pudiéndose personalizar el rango del sensor sonar y la sensibilidad para los modos de exploración en interiores y exteriores (en la pantalla principal hay un icono rápido a esta función). Las opciones que nos encontramos al entrar aquí son las siguientes:
  • “Sonar range and sensibility”. Aquí dentro podemos configurar el rango/distancia del ultrasonido y la sensibilidad para interiores (indoor) y para exteriores (outdoor). Ambos parámetros se regulan realizando Flicks arriba y abajo. El rango se gradúa entre 5 metros y 0,5 metros y la intensidad tiene 10 niveles de graduación. Además, Hay un Botón para Volver a los Parámetros por Defecto (“Restore default”). Al modificar estos parámetros, se observa al instante la respuesta en la pulsera, pues ésta realiza una pausa en la detección, emite una vibración y automáticamente se actualiza al nuevo parámetro de detección ultrasónica (por supuesto, para ello tenemos que tener la pulsera en marcha dentro de la aplicación de detección de obstáculos). Esto, tal y como veremos más adelante, va de maravilla para notar cómo reacciona la pulsera al seleccionar distintos rangos y sensibilidades, permitiendo configurarla a nuestro gusto.
  • “Edge detector”. Esto es el detector de bordes/esquinas, una función de ecolocalización avanzada que por el momento está en versión beta. Si Se Desea Participar como beta tester hace falta algún tipo de acceso especial suministrado por Sunu. Con este interruptor se puede activar/desactivar esta función, la cual proporciona una sensación háptica diferente para ayudarnos a localizar un borde con precisión cuando se está caminando a través de puertas o hay una esquina alrededor.
  • Selección de unidad de medida de las distancias a la hora de configurar el rango del ultrasonido: metros (meters) o pasos (feet).
  1. “Gesture App”. Esta es una función que permite encender y apagar la detección de obstáculos con un gesto rápido de la mano (golpeando dos veces con la mano en la cadera). Hay un interruptor para activar/desactivar esta función.
  2. “Haptics App”. Para seleccionar los tres niveles de intensidad con la que se siéntela vibración en la muñeca (en la pantalla principal hay un icono rápido a esta función). Se seleccionan los distintos niveles realizando Flicks arriba/abajo, y al momento de seleccionar el nivel, se nota inmediatamente en la pulsera (para ello tiene que estar la pulsera en el modo de exploración por ultrasonido).
  3. “Place Finder App”. Esta es una función que de momento está en versión beta y que permite conectarse con los mapas de Google para buscar lugares de interés o negocios. Al igual que con la función de detección de bordes, si Se Desea Participar como beta tester hace falta algún tipo de acceso especial suministrado por Sunu. Hay un interruptor para activar/desactivar esta función.
  4. “Magnetometer Calibration”. Para calibrar el magnetómetro interno de la pulsera. Hay un interruptor para activar/desactivar esta función (En el momento de redactar este artículo esta función estaba mal etiquetada con el nombre de “Time App”).

Pestaña “Más”

Aquí encontramos las siguientes opciones:

  • – “My profile”. Para modificar los datos de nuestro perfil de usuario.
  • “Interactive”. Para acceder a una guía interactiva sobre el manejo de la pulsera.
  • “Help”. Para enviar un mensaje al equipo de soporte.
  • “Share”. Para compartir y contarle a un amigo sobre la pulsera.

3º. Familiarizándome con las vibraciones en el modo ultrasonidos y decidiendo en qué mano y de qué forma llevar la pulsera

Tal y como aconsejan en los distintos videos disponibles en la página web de Sunu, es muy importante que antes de salir a la calle a probar el dispositivo, nos familiaricemos en un entorno conocido y seguro, como puede ser nuestro propio hogar, con las distintas vibraciones que emite la pulsera en relación a la cercanía de los obstáculos, así como con el ángulo de exploración ultrasónico. Yo, para familiarizarme con todo ello, estuve probando con distintos objetos y obstáculos y al final, entre todo lo que probé, lo que mejor me sirvió fue:

  • Para probar el tipo de vibración que emite la pulsera con respecto a la cercanía de un obstáculo, a falta de una pared libre, use un armario. Es decir, algo realmente grande a lo que me podía acercar y alejar con facilidad. Asimismo, me aseguré de que no hubiesen otras cosas alrededor que interfirieran en el haz de exploración ultrasónico.
  • Para probar la amplitud del haz ultrasónico, use mi propio bastón. Estando de pie, me coloqué la pulsera en mi muñeca izquierda, coloqué esa mano a lo largo del cuerpo, pegada a la pierna para asegurarme que no movía la muñeca, y con la otra mano, con el brazo totalmente estirado, a unos 70 cm, fui aproximando el bastón tanto por los laterales como por arriba y abajo hasta que la pulsera empezaba a vibrar.

Comentar que es muy útil el hecho de que cuando tenemos la pulsera en el modo de exploración por ultrasonido, cualquier cambio que realicemos en la aplicación SunuApp concerniente a los valores del rango y la sensibilidad, se notan al instante en la pulsera. Esto va muy bien para configurar esos parámetros, percibiendo al momento la reacción de la Sunu Band al aplicar un nuevo ajuste.

Las conclusiones a las que llegué tras estas pruebas son:

Observaciones sobre la frecuencia de la vibración con respecto a la distancia que se encuentra un obstáculo

La pulsera emite tres tipos de frecuencia de vibración con respecto a la proximidad de un obstáculo. Por ejemplo, si se selecciona un rango o distancia de 1,4 metros, que es el rango que tras numerosas pruebas he decidido que es el más adecuado para interiores, cuando el obstáculo entra en rango del sensor ultrasónico, es decir, casi a un metro y medio, la pulsera empieza a vibrar con el nivel bajo de frecuencia de vibración, consistente en unos pulsos cortos ligeramente separados. Si nos continuamos acercando al obstáculo, cuando resta aproximadamente un metro para llegar a él, la pulsera empieza a vibrar en el segundo nivel de frecuencia o de proximidad, que es un pulso continuo, pero moderado, sin llegar a ser tan apremiante como cuando ya nos acercamos a unos 50 cm del obstáculo, que es cuando entramos en el tercer nivel de proximidad, en el que la vibración es super continua y con un carácter bastante apremiante. Y Esto Ocurre igual con cualquier distancia o rango que configuremos. Por ejemplo, si seleccionamos un rango de 3,2 metros, que es la distancia que he seleccionado por el momento para el modo de exteriores, el nivel uno de frecuencia de vibración se nota cuando el obstáculo está a casi tres metros, el segundo se nota a dos metros y el tercero a un metro. Esto es importante saberlo para, según el rango seleccionado, hacernos una idea de las vibraciones que sentimos y su equivalencia con respecto a la proximidad de un obstáculo.

El haz de exploración ultrasónico, cómo situar la mano para controlarlo en todo momento

Para saber hacia dónde estamos dirigiendo el haz de exploración ultrasónico, es imprescindible saber hacia dónde estamos enfocando en todo momento el sensor. Para ello, debemos seleccionar la mano más adecuada donde portar la pulsera y, según la mano elegida, situar ésta en la posición ideal que nos permita saber en todo momento hacia dónde estamos enfocando el sensor.

Al colocarnos la pulsera en la muñeca, el sensor ultrasónico queda apuntando en una dirección que parte desde un punto intermedio entre los dedos pulgar e índice. Una referencia aproximada que nos puede indicar en qué dirección estamos apuntando el sensor, y por lo tanto el haz ultrasónico, es levantar el dedo pulgar hacia arriba entre un punto intermedio entre su máxima separación y la aproximación total al dedo índice. Me Explico: colocamos una mano encima de la mesa, levantamos al máximo el dedo pulgar hacia el techo, en esa posición realizamos el arco entre la máxima separación y la aproximación al índice, y en el punto intermedio de ese arco, que es el punto en el que normalmente elevamos el pulgar, es la dirección aproximada en la que enfoca el sensor. Digo “aproximada”, porque para que fuese la dirección exacta, tendríamos que lograr levantar aún más el dedo pulgar, pero bueno, nos puede servir de referencia.

Por lo tanto, según mi criterio, la mejor forma de llevar la pulsera es, en primer lugar, tal y como aconsejan en Sunu, puesta en la mano contraria a la que solemos portar el bastón o el arnés del perro guía. De esta forma tenemos más libertad de movimientos para explorar en distintas direcciones. Si nos ponemos la pulsera en la misma mano del bastón, perdemos esa libertad de exploración a la par que el haz ultrasónico siempre enfocará un poco alto.

Ahora toca buscar la posición ideal en la que llevar la mano para estar seguros de que estamos enfocando hacia delante en todo momento el sensor. Para ello, estando de pie, se debe colocar la mano a lo largo del cuerpo, con el codo totalmente extendido, con el antebrazo en una posición intermedia entre lo que se llama la pronación y la posición neutra (quizás un poco más cercana a la posición de pronación). Traduciendo esto a un lenguaje entendible, la posición ideal sería un punto intermedio entre llevar la mano con la palma mirando hacia el muslo y llevar la palma mirando totalmente hacia atrás, pero un poquito más próxima a llevar la palma en esta última posición. Es decir, si el punto intermedio entre ambas posiciones de la mano equivale a 45°, la posición ideal se encontraría en unos 20°.

Todo esto parece un poco complicado, pero si adquirís o probáis la pulsera, enseguida que palpéis dónde está el sensor, os daréis cuenta de hacia dónde apunta y cuál debe ser la posición adecuada de la mano. De hecho, ésta corresponde a la forma más habitual y natural en la que normalmente se llevan las manos.

Observaciones sobre el haz de exploración ultrasónico

Las conclusiones a las que llegué al realizar la prueba ya comentada de ir acercando el bastón desde distintos ángulos, son:

Que el haz de exploración está diseñado para explorar de forma que capte más zona hacia el lado contrario en el que llevamos la pulsera y hacia arriba. Es decir, imaginaos una linterna cuyo haz ilumina un poco más hacia el lado contrario de la linterna y hacia arriba en vez de totalmente hacia delante (o al menos ésta es la impresión que obtuve tras realizar las pruebas). Esto tiene su lógica, ya que así el haz ultrasónico abarca más zona hacia el lado contrario donde está ubicada la pulsera y hacia arriba, protegiéndonos mejor.

Pero ¿cómo hice estas pruebas? Pues bien, estando de pie, me coloqué la pulsera en la mano izquierda y la coloqué en la posición ideal totalmente pegada al muslo de ese lado. Con la otra mano, cogí el bastón, elevé ese brazo hacia arriba hasta ponerlo paralelo al suelo, y a esa distancia de unos 70 cm, fui acercando el bastón desde distintos ángulos. Cuando desplazaba el bastón desde mi derecha hacia la izquierda, en posición perpendicular al suelo cual péndulo y con el brazo totalmente estirado, observé que en cuanto el bastón empezaba a llegar a estar por delante del muslo derecho, la pulsera empezaba a vibrar. En cambio, cuando hacía esto mismo, pero desde el lado contrario, se observaba que el ángulo no era tan amplio hacia mi izquierda. Por otro lado, cuando aproximaba el bastón en posición totalmente paralela al suelo desde arriba hacia abajo por delante de mí, la pulsera vibraba más o menos cuando el bastón llegaba a un punto intermedio entre el hombro y el codo, mientras que cuando aproximaba el bastón desde abajo hacia arriba, la pulsera vibraba cuando el bastón estaba ya muy próximo a ésta.

Estas son las impresiones que obtuve cuando acercaba el bastón a una distancia de unos 70 cm, más o menos lo que me da de sí el tener totalmente estirado el brazo. Por supuesto, como el haz de exploración se proyecta desde el sensor hacia delante como si fuese un cono, Más allá de esos 70 cm, el ángulo de exploración es cada vez más amplio. Por cierto, en relación a esto, hay que tener en cuenta que cuanto más alcance configuremos en el rango o distancia del haz o cono ultrasónico, el ángulo se va esparciendo más. Eso es importante a tener en cuenta, porque si seleccionamos rangos muy altos, por ejemplo, el máximo que son 5 m, el cono de exploración es bastante amplio y el campo que se explora es excesivo. Por eso, yo al final me he decidido por una distancia de exploración en exteriores de unos 3 m. Pero bueno, de esto ya hablaremos más adelante.

Finalmente, para familiarizarme con los movimientos de antebrazo/muñeca necesarios para desplazar el ángulo de exploración tanto hacia los laterales como hacia arriba y abajo, realicé la misma prueba del bastón, pero en esta ocasión manteniéndolo en distintas posiciones previas a que vibrase la pulsera. Entonces, fui realizando movimientos de antebrazo para comprobar cuánto debía mover éste para captar el bastón. Coloqué el bastón a varias distancias tanto a los lados como hacia arriba y abajo. Os aconsejo practicar bastante con esto, pues es vital saber cuánto hemos de mover el antebrazo para enfocar el haz de exploración hacia donde queramos. No Sé Muy Bien Cómo reflejar aquí las conclusiones obtenidas con esta prueba, es algo que hay que experimentar en persona. Tan sólo puedo comentar que he quedado sorprendido al constatar que bastan movimientos muy leves de antebrazo para dirigir el haz hacia donde queramos.

4º. Probando el dispositivo en el interior de mi casa

Una vez ya me hube familiarizado con la equivalencia entre las vibraciones en relación a la distancia con los obstáculos y con el ángulo de exploración, pasé a probar el dispositivo desplazándome tanto por mi casa como por las escaleras y vestíbulo del edificio donde vivo (por supuesto en el modo de interiores).

Primero realicé la prueba sin llevar el bastón y luego estuve probando con él, colocándome la pulsera en ambas muñecas, tanto en la derecha, que es donde llevo el bastón, como en la izquierda, para de esa forma, probar qué era lo que me resultaba más cómodo y práctico. Aunque Bueno, sobre dónde llevar la Sunu Band, ya ha quedado claro que al final decidí llevarla en la mano contraria al bastón.

Las conclusiones a las que llegué en esta nueva fase de pruebas, fueron las siguientes:

Rango o distancia del ultrasonido seleccionado para interiores

Tras probar distintos rangos o distancias de alcance del ultrasonido, me he decantado por seleccionar el rango de 1,4 metros para el modo de exploración en interiores. Creo que es la distancia adecuada, no sólo para usarla en el interior de casa, donde tampoco le veo mucha utilidad a esta pulsera al ser un entorno muy conocido, sino para utilizarla en otros sitios como tiendas, edificios ajenos al mío o dentro de los pasillos del metro. Se trata de sitios donde hay muchos objetos o personas y, por lo tanto, las distancias de exploración necesarias son cortas. Rangos más elevados son, a mi parecer, inoperativos, ya que aparte de lo comentado sobre las distancias cortas, como el haz ultrasónico se esparce hacia delante como un cono, cuanta más distancia seleccionemos, ese cono es más amplio y detecta más cosas en los laterales, algo nada conveniente en interiores.

Igual os parecerá poca esa distancia de 1,4 metros, pero como normalmente por este tipo de lugares suelo caminar despacio, en cuanto la pulsera vibra en la frecuencia del primer nivel de proximidad del obstáculo, teniendo en cuenta que el bastón me protege un metro por delante, aún tengo un ligero margen de unos 50 cm para poder disminuir la velocidad y explorar con el bastón qué es lo que tengo delante. Y en el caso de que vaya sin bastón, en cuanto la pulsera vibra en la frecuencia más elevada, sé que si avanzo mi mano hacia delante, a unos 50 cm, ya tocaré el obstáculo detectado.

De todas formas, por el momento, la utilidad que le encuentro a la pulsera en interiores, no es precisamente la de explorar lo que tengo por delante, pues para eso en este tipo de sitios con tanto movimiento de gente y presencia de obstáculos, me fío más del bastón, sino para obtener información de posibles entradas o pasillos laterales, y en el caso del metro y tranvía, si hay mucho ruido ambiental, saber si el tren que ha llegado es el de mi andén o el de enfrente, así como saber, cuando estoy esperando en el andén y hay gente delante de mí, el momento en el que estas personas avanzan para entrar en el vagón.

Sensibilidad del sensor de ultrasonido seleccionado para interiores

En cuanto a la sensibilidad del sensor, es decir, la capacidad del sensor para percibir los ecos ultrasónicos rebotados dependiendo de la intensidad de éstos, tras probar varios niveles, me he decantado por seleccionar el nivel dos (os recuerdo que hay hasta 10 niveles). En el interior de mi casa o de edificios, sensibilidades más altas, dificultan encontrar los espacios de las puertas abiertas, y si voy por sitios muy concurridos, como en el caso de los pasillos del metro, sensibilidades más altas proporcionan una retroalimentación háptica exagerada.

5º. Probando el dispositivo en la calle

Y llegó la hora de la verdad. Tras familiarizarme con las vibraciones emitidas en relación a la distancia en que se encuentra los obstáculos y el movimiento necesario a realizar con la muñeca para controlar el ángulo de exploración, me lancé a probar la pulsera por la calle.

Empecé dándome un paseíto por mi barrio. Es importante que la primera salida al exterior se realice por una zona conocida. De Esa Forma, al conocer nuestro entorno, podemos estar más atentos a la información que nos suministra el dispositivo, observando cómo nos detecta todas esas cosas que ya son familiares para nosotros, en especial esos puntos de referencia que solemos tener en nuestros desplazamientos. También es interesante, que en esta primera salida se elija una hora en la que haya poca gente por la calle, para que la información háptica proporcionada por las vibraciones no sea excesiva. Posteriormente, en Días Sucesivos, ya me fui aventurando a usarla por otros sitios, incluso usando el transporte público como el tranvía y el metro, que son los medios de transporte que suelo usar habitualmente.

La configuración seleccionada finalmente para el modo exterior es:

Rango o distancia del ultrasonido seleccionado para exteriores

Tras probar distintos rangos o distancias de exploración por la calle, me he decantado finalmente por el rango de 3,2 metros. Para mi gusto, es la distancia ideal, pues distancias superiores me proporcionan información de obstáculos muy lejanos que sumados a los más cercanos, me suministran una excesiva e innecesaria información háptica. Aparte, que como ya hemos visto anteriormente, si se seleccionan distancias muy elevadas, el haz o cono ultrasónico a medida que se aleja se esparce cada vez más hacia los laterales, percibiéndose información que además de encontrarse muy lejana, se encuentra muy hacia los lados, totalmente fuera de nuestra trayectoria, pero que se traduce en una gran información háptica que nos puede llegar a agobiar en exceso.

La distancia de 3,2 metros, a mi parecer, es una selección prudente que me permite identificar obstáculos con seguridad y poder reaccionar ante ellos. Aunque Bueno, teniendo en cuenta que el bastón me protege por delante un metro aproximadamente, cuando la pulsera vibra en la frecuencia máxima del nivel de proximidad del obstáculo, ya prácticamente estoy encima de éste, pero sabiendo eso, lo que suelo hacer es que cuando la pulsera vibra en el segundo nivel de proximidad, como sé que hay un posible obstáculo a 1 m por delante del arco del bastón, ya voy con más cuidado y atento a ese posible obstáculo, y cuando siento la frecuencia máxima, ya me detengo y exploro con el bastón en qué consiste ese obstáculo, pues éste ya se encuentra a su alcance. Lo ideal sería la distancia de 5 o 4,5 metros, para que cuando vibrase en la máxima proximidad, aún tuviese un margen de seguridad, pero según mi experiencia, distancias tan largas, tal y como ya he comentado, me proporcionan muchas vibraciones innecesarias. A mi parecer, es preferible sacrificar un poco de alcance a cambio de recibir una información más fiable.

Sensibilidad del sensor de ultrasonido seleccionado para interiores

En cuanto a la sensibilidad, el nivel que he seleccionado finalmente para este modo de exteriores, es el nivel tres. Observo que ese nivel ya detecta bien las cosas, mientras que niveles superiores proporcionan muchas vibraciones.

Desde Sunu me han comentado que si se seleccionan niveles de intensidad muy elevados, el sensor del ultrasonido se vuelve más sensible a los ecos más pequeños provenientes de los extremos del haz o cono ultrasónico. Es decir, el ultrasonido se proyecta hacia delante y se va expandiendo como en arcos, disipándose con la distancia, cubriendo cada vez una área más grande, hasta llegar a la distancia del rango que hemos configurado. Pues Bien, Si una esquina de ese sonido toca con algo, rebotará un eco que es muy pequeño, y como hemos aumentado mucho la sensibilidad del sensor, esos ecos que realmente no son obstáculos que están delante nuestro, nos pueden proporcionar una información totalmente innecesaria pero que se traduce en que la pulsera va vibrando todo el rato. Por eso es interesante seleccionar la sensibilidad justa y precisa, así como no excederse en la distancia de exploración en interiores y exteriores.

Mi análisis práctico y experiencia con la pulsera

En cuanto a los aspectos más prácticos sobre el uso que le he dado la pulsera durante estos días, he observado lo siguiente:

  • – A lo largo de estas líneas creo que ya he dejado claro que finalmente me he decantado por llevar la pulsera en la mano contraria del bastón. De esa forma creo que se tiene más libertad de exploración tanto hacia el frente a distintas alturas como hacia los lados, para lo cual apenas se debe realizar unos muy breves movimientos tanto de flexión como de pronosupinación o giro del antebrazo. Lo único malo de esto, es que si se necesita llevar algo en esa mano, como por ejemplo la bolsa de la compra, eso dificulta un tanto la comodidad al explorar, Aparte que si se precisa realizar alguna acción con esa mano, como abrir puertas, buscar el mando a distancia de los semáforos para accionarlo, o cualquier otra cosa, durante el tiempo en el que se realice ese gesto, no se puede explorar el entorno (con respecto a esto, en la última actualización del firmware han introducido la novedad de que cuando flexionamos el codo y ponemos la palma de la mano hacia abajo, un movimiento muy similar al que tenemos que hacer cuando vamos a abrir una puerta, el giroscopio de la pulsera detecta ese gesto y detiene la vibración. Esto Nos Puede ser útil para detener la vibración cuando deseemos, aunque también se puede hacer un gesto de golpear dos veces con la muñeca en la que llevamos la pulsera contra el muslo, lo cual desactiva/activa temporalmente la pulsera). Por otro lado, si se coloca la pulsera en la mano del bastón, eso limita la exploración y hace que el haz ultrasónico se dirija unos pocos grados hacia arriba, abarcando desde la altura de la cadera hasta por encima de la cabeza, y claro, como eso al menos a mí no me convence, decidí, tal y como aconsejan también en Sunu, colocar la pulsera en la otra mano. A lo mejor pensáis que eso no es malo, que saber si hay objetos a la altura de la cabeza es interesante, pero la vibración háptica que recibimos no nos informa de sí un obstáculo está a la altura de la cabeza o a la altura de la cadera, por lo que es imposible discernir tan sólo con la vibración a que altura se encuentra un obstáculo.
  • Si no nos excedemos en la selección de la distancia del rango del ultrasonido ni en la sensibilidad del sensor, la pulsera puede resultar bastante útil para detectar los distintos obstáculos con los que nos vayamos cruzando por la calle. Eso sí, hay que tener en cuenta que si se camina muy cerca de la pared, el sensor irá detectando a ésta, por lo que sabiéndolo, se debe girar un poco el antebrazo hacia el lado contrario de la pared hasta que el haz ultrasónico no la roce (esto resulta a la vez de utilidad para ir verificando a qué distancia nos encontramos de la pared controlando el nivel de cercanía con la vibración). Por lo tanto, al girar ligeramente el antebrazo, no se capta la pared pero sí al resto de obstáculos como peatones, vehículos aparcados encima de la acera, paneles informativos de los menús de restaurantes, andamios, vallas de obras… Al principio cuesta encontrar el punto adecuado de giro de la muñeca para no detectar la pared, pero con la práctica al final se consigue.
  • Hablando de obstáculos en la acera, como curiosidad, comentar que ayer mismo, iba caminando por ella y la pulsera me empezó a detectar un obstáculo curioso, que además, como no había casi nadie por la calle, pude detectar y analizar con detenimiento. ¿Que qué percibí? Pues bien, iba caminando tranquilamente, concentrado en que el haz de exploración no captase la pared de mi lado izquierdo, y de repente empecé a notar una vibración que Como no aumentaba rápidamente en intensidad, al instante descarté que se tratase de una persona que venía en mi contra dirección. Seguidamente también Descarté que Se Tratase de un obstáculo estático, pues la vibración indicaba que se trataba de algo a lo que me acercaba muy despacio (como veis, el usar esta pulsera también es entretenido, pues te plantea enigmas interesantes). Bueno, en resumidas cuentas, que al final resultó ser una persona mayor que iba caminando delante de mí, o al menos por la forma de arrastrar los pies y su velocidad eso es lo que deduje, y lo interesante es que me fue muy bien la pulsera porque justo cuando empecé a notar que la pulsera vibraba en la frecuencia más elevada de proximidad, lo cual significaba que según el rango seleccionado el bastón estaba a punto de topar con el obstáculo, me desvié a un lado y pude adelantar a esa persona sin necesidad de golpearle los talones. Me hizo mucha ilusión. Por supuesto, si en ese momento hubiera habido más gente por la calle, no me habría sido posible discriminar un obstáculo de otro y tendría que haber adelantado a esa persona a la vieja usanza, es decir, guiándome por el oído y, probablemente, golpeando sus talones.
  • Tal y como ya he mencionado un poco más arriba, Sunu Band nos puede resultar de utilidad para mantenernos a una distancia específica de la pared sin necesidad de andar golpeándola con el bastón. Si queremos priorizar este uso frente al de identificar obstáculos más lejanos, pues nos encontramos en una zona muy transitada y queremos usar la pulsera únicamente para mantenernos cerca de los edificios, pero no muy pegados a éstos, para evitar posibles obstáculos como motos aparcadas, carteles de menús de restaurantes, etc… Se puede seleccionar el modo de interiores, con un rango de por ejemplo 1,4 metros. Entonces, para ir comprobando nuestra cercanía con la pared bastará ir realizando de tanto en tanto un ligero giro del antebrazo hacia ese lado. Si la vibración se mantiene en la frecuencia más baja, significa que estamos a 1,4 metros, si se deja de sentir la vibración, es que nos hemos separado y si aumenta, es que nos estamos acercando. Podemos hacer lo mismo, pero usando como referencia la vibración intermedia. Si nos mantenemos en esa frecuencia de vibración, siempre en el nivel intermedio, significa que estamos a un metro de la pared, si aumenta es que nos estamos acercando y si disminuye es que nos estamos alejando. Y lo mismo se puede hacer con el modo de exteriores, de forma que podamos explorar los obstáculos más alejados a la vez que comprobamos nuestra cercanía con los edificios. En este caso, si hemos configurado un rango de 3,2 metros, para caminar a una distancia de un metro de la pared, nos deberíamos mantener en un punto correspondiente al umbral entre las frecuencias de proximidad media y máxima. Para ello no hace falta ir haciendo “eses” por la calle, basta con ir aproximando y separando ligeramente el brazo en el que llevamos la pulsera e ir comprobando ese umbral entre ambas frecuencias. Parece complicado, pero sobre la marcha, y con cierta experiencia, se termina consiguiendo. Eso sí, recomiendo que no se deje mucho espacio entre nosotros y la pared, porque en ese caso la gente aprovechará para pasar por ese hueco y eso nos puede confundir. También hay que tener en cuenta, que las paredes de los edificios no son uniformes, en éstas ahí portales, garajes… En fin, distintas aberturas que la pulsera irá detectando y que nos pueden llevar a confusión. Por ejemplo, si da la casualidad de que en el momento que vamos a comprobar la distancia con la pared, nos encontramos frente a la entrada de un garaje o un portal que se introduce bastante en la fachada, podemos pensar que nos hemos desviado de nuestra trayectoria. Pero bueno, si conocemos la zona por la que estamos caminando, más o menos podemos saber a qué corresponden esas entradas, e incluso servirnos de referencia para encontrar algo en concreto.
  • Se debe tener siempre presente que la vibración avisa de los obstáculos, pero nunca sabremos la naturaleza de estos. Pueden ser cualquier cosa, por lo que Sunu Band puede servir de complemento al bastón, para tener una información extra, pero siempre dependeremos finalmente del bastón para identificar el obstáculo.
  • En cuanto a los obstáculos por encima de la cabeza, tal y como ya he comentado antes, la pulsera no diferencia entre los obstáculos provenientes a distintas alturas, por lo que nunca se puede saber si un obstáculo está a la altura de la cabeza, del hombro o de la cadera. Si ya nos hemos golpeado alguna vez con algo, como las ramas de un árbol que estén bajas, podemos ir al tanto en esa zona enfocando la pulsera hacia arriba y así intentar detectarlas.
  • Muchas veces para encontrar el portal de un edificio, me suelo guiar por puntos de referencia como las entradas a garajes, donde simplemente por el oído se percibe esas aberturas. Pero en ocasiones, en calles con mucho tráfico, cuesta percibir esas entradas. Pues Bien, con la pulsera puedo ir explorando la pared, y cuando la vibración cambia, sé que ya estoy en esa abertura. Por ejemplo, en mi calle uso la referencia de tres entradas a garajes, tras el último de ellos viene una zona lisa, e inmediatamente después viene el portal de mi edificio, que además también se introducen la fachada un metro aproximadamente, pero no lo suficiente como para detectar un cambio de percepción de sonido. Con la pulsera, ahora puedo localizar tanto los garajes como mi portal. Para encontrar este último, antes solía ir palpando con el bastón la pared o incluso a veces con la mano, pero ahora puedo seguir explorando mi trayectoria con el bastón mientras que con la pulsera detecto perfectamente la entrada a mi casa.
  • La pulsera también me sirve para detectar algunos puntos de referencia en los recorridos. Por ejemplo, cuando voy a coger el tranvía, éste se encuentra en una zona muy abierta, sin referencias de paredes, y para localizar el punto exacto en el que he de girar para encontrar el paso de cebra que me lleva al andén del tranvía, tengo dos referencias: un armatoste metálico que sirve de parking para bicicletas, y después, un parterre de césped y un banco. Pues bien, con la pulsera detecto perfectamente el parking de las bicicletas y el banco sin necesidad de buscarlos con el bastón. Eso sí, si alguna vez coincide que hay bastante gente por la zona, entonces ya la cosa se complica y tengo que asegurarme con el bastón.
  • Lo mismo pasa con un par de entradas al metro que suelo emplear en algunos de mis traslados. Éstas se encuentran en zonas muy abiertas, sin puntos de referencia como paredes, y la pulsera no sólo me sirve para ubicarlos, sino para delimitar y bordear el muro bajo que conforma la entrada y encontrar así la abertura de las escaleras.
  • Para lo que no me ha servido la pulsera, y es una pena, es para distinguir los dichosos pivotes que se suelen poner en las aceras para impedir que aparquen los coches. En mi barrio han tenido la brillante idea de colocar estos pivotes en mitad de los pasos de cebra, y como se trata de pivotes de una altura relativamente baja, apenas me llegan a la rodilla, la pulsera no los detecta. En alguna ocasión, intuyendo que el pivote está en mi trayectoria, he enfocado la pulsera en un ángulo más bajo, y he logrado detectarlo, pero no me resulta cómodo ni práctico, y acabo antes asegurándome con el arco del bastón que el pivote no se encuentre en mi trayectoria, y listo.
  • Para otra cosa en la que me resulta realmente muy práctico este dispositivo, es para detectar cuando llegan los tranvías o los trenes del metro a la estación. Normalmente, si no hay mucho ruido ambiental, se escucha perfectamente si el convoy que llega es el de mi andén o el de enfrente, pero a veces ocurre que ha llegado primero el del andén de enfrente, y con el ruido que emite ese tren, no se aprecia muy bien si llega el de mi lado. Esto ocurre sobre todo en el metro, donde hay líneas en los que los trenes realizan un ruido realmente impresionante. Pues bien, la pulsera, al menos con la distancia que tengo seleccionada para exteriores, detecta tanto si llega el tren de enfrente, percibiéndose la vibración mínima de proximidad, como el de mi andén, del cual se percibe la vibración máxima. Cuando me he encontrado en esta situación, cambio el modo de exploración de interior a exterior en un segundo, y así puedo detectar que tren ahí en las vías. Incluso con el rango de proximidad en interiores, también detecto si se trata del tren más próximo. Otro ejemplo de esta utilidad se me presenta cuando cojo el metro donde yo vivo, pues Se Trata del Inicio/final de una de las líneas, y en muchas ocasiones cuando llega el metro del andén de enfrente, es cuando viene muy despacito el metro de mi andén, apenas haciendo ruido, pues se aproxima desde el final del túnel, donde realizan el cambio de una vía a otra. En esta situación la pulsera me ha ido de maravilla para detectar la llegada sigilosa del convoy que he de coger. En cuanto al tranvía, hay una parada que uso habitualmente, que se encuentra en medio de la Avenida Diagonal de Barcelona, y con tanto ruido de tráfico, a veces es complicado saber si el tranvía que ha llegado es el de mi andén o el de enfrente, por lo que ahí también me va muy bien la pulsera.
  • También le he encontrado utilidad para esas ocasiones en las que el andén está abarrotado y no te queda otra que situarte detrás de la gente. Entonces, cuando llega el tren y la gente avanza hacia las puertas, la pulsera, al detectar que la persona de delante se aleja, te avisa de ello y no tienes que ir golpeando sus talones (por supuesto, para esto uso el modo de exploración en interiores).
  • En alguna ocasión también he tenido la fortuna de que había poca gente al llegar el tren, y entonces he podido detectar el hueco que se forma al abrirse las puertas del vagón. Para esto, uso el modo de exploración en interiores, y alguna otra persona tiene que abrir la puerta primero, si no, no hay nada que detectar.
  • Dentro de los pasillos del metro, sobre todo en los trasbordos entre líneas, la pulsera también es útil para detectar las distintas aperturas de los pasillos. Por otro lado, hay varios transbordos en los que se ponen músicos a cantar y tocar algún instrumento. Pues bien, como la música suele generar reverberaciones en estos pasillos, cuando te vas aproximando no sabes muy bien si el músico se encuentra en el lado derecho o en el lado izquierdo, por lo que el otro día, se me presentó esta situación y seleccionando el modo de exteriores pude localizar al individuo (tuve la suerte de que en ese instante no iba mucha gente por el pasillo, sino, no hubiese podido hacer esto).
  • El invierno y esta pulsera no se llevan muy bien que digamos. He tenido que remangarme ligeramente la chaqueta y el jersey para que las mangas de estas prendas de vestir no interfiriesen en el haz ultrasónico, y hacerlo a conciencia para que con el movimiento las mangas no se vuelvan a bajar. Esto ha provocado que pase un poco más de frío de lo habitual. Afortunadamente, cuando el frío apriete aún más, tengo unos guantes finos que ya he comprobado que me permiten abrochar la pulsera por encima de estos (olvidaos de llevar guantes de esos bien gorditos). Eso sí, no sé qué pinta tendré llevando guantes y con la manga de la chaqueta y del jersey ligeramente remangadas.
  • En cuanto a la autonomía de la pulsera, según el fabricante, la batería dura entre cinco y ocho horas de uso continuo de ultrasonidos. Imagino que dependerá de algunas cosas como el nivel de vibración seleccionado (el nivel fuerte de vibración repercutirá negativamente en la autonomía de la batería), así como del rango y sensibilidad del ultrasonido. Yo la recargué el lunes por la mañana, nada más recibirla, y no la volví a recargar hasta el jueves por la noche, usándola, entre pruebas en el interior de mi casa y salidas al exterior, un promedio de unas dos horas al día. Es decir, que me ha durado cuatro días y en uso continuo esas ocho horas que anuncia el fabricante, o puede que incluso un poco más. Claro que yo tengo configurados en los modos de detección de obstáculos unos rangos y sensibilidades bastante moderados, y la vibración la tengo en el nivel medio. A mi parecer, la autonomía es aceptable y seguro que llega de sobras para un día.
  • En general, he observado que el llevar la pulsera me da un extra de seguridad, lo cual hace que camine con más tranquilidad. Incluso en sitios donde no hay gente, puedo aventurarme a caminar más deprisa, pues tengo la certeza de que si hay algo encima de la acera, la pulsera me avisará de ello. Eso sí, esta seguridad no se adquiere en un momento ni en un día. Hay que Practicar mucho con esta pulsera, sobre todo con lo concerniente al ángulo de exploración para que éste no interfiera con las paredes laterales. Además, se debe probar distintos rangos y sensibilidades hasta encontrar la configuración que mejor se adecue tanto a nuestro gusto como al tipo de entorno por el que nos desplazamos habitualmente. No es lo mismo vivir en una zona muy concurrida que en un barrio tranquilo, o movernos por una zona con aceras amplias en vez de por aceras estrechas. En fin, que según mi parecer, el uso de esta pulsera no es tan sencillo como comprarla y, hale, a empezar a usarla. Hay que comprenderla, configurarla y por supuesto, ser consciente de sus posibilidades y limitaciones, sabiendo lo que se puede esperar o no de ella. En ocasiones nos servirá de ayuda, mientras que en otras lo mejor será apagarla.
  • Finalmente, comentar que las primeras veces que se usa la pulsera, uno va un poco como despistado, más pendiente de las vibraciones que del manejo del bastón. Claro, se trata de un extra de información al cual no estamos acostumbrados, que estamos intentando procesar, y que puede provocar que descuidemos nuestra técnica con el bastón o que no prestemos la suficiente atención a los otros sentidos. Por lo que al principio id con cuidado, al menos hasta que tengáis controlado el manejo de la pulsera y resulte una acción “natural” para la que no necesitéis prestar tanta atención. Por mi experiencia, en pocos días se aprende a incorporar la nueva información a nuestras rutinas y técnicas habituales de desplazamiento. Cuando tengáis automatizado su uso encontraréis que puede ser un complemento interesante al bastón.

Sobre el reloj vibratorio y las alarmas

Bueno, ya casi acabo. No me voy a extender mucho en este apartado, pues en el manual online se explica muy bien cómo funcionan estas dos aplicaciones. Tan sólo comentar que es la primera vez que uso un reloj vibratorio y que lo he encontrado ciertamente útil. No es tan rápido a la hora de consultar la hora como con los relojes parlantes, donde basta con pulsar un botón para saber la hora, pero sí que proporciona la hora en silencio, lo cual es interesante si estamos en una reunión, en un sitio con mucho ruido ambiente que nos imposibilita escuchar la voz del reloj parlante, o si deseamos consultar la hora disimuladamente mientras estamos hablando con alguien sin que dé la impresión de que tenemos prisa o estamos deseando quitarnos a esa persona de encima.

Los que no estamos acostumbrados a este tipo de reloj vibratorio, al principio nos costará un poco familiarizarnos con la información suministrada, pero enseguida te acostumbras.

Está muy bien que se pueda consultar la hora y los minutos por separado, pues de esa forma se agiliza el proceso, y otra cosa que está realmente genial, es que se actualice la hora automáticamente en la pulsera cuando ésta se conecta vía Bluetooth con el móvil. Estoy realmente hasta las narices de tener que andar ajustando constantemente la hora de mi reloj parlante, pues cada dos por tres se adelanta.

Comentar también brevemente, que cuando tenemos que consultar la hora, hay que pulsar primero el botón “Inicio”, si no, no podemos hacerlo. Tras consultarla, transcurrido un minuto sin tocar la superficie táctil, el reloj entra en reposo. Esto es bueno, pues se evitan vibraciones innecesarias al rozar sin querer la superficie de la pulsera. Por otro lado, si estamos usando el modo de exploración por ultrasonidos, para consultar la hora tenemos que pulsar igualmente el botón “Inicio” y entonces, claro, el modo de ultrasonido deja de funcionar.

En cuanto a las alarmas, personalmente no veo muy práctico que éstas sean tan sólo vibratorias (a no ser que duermas con la pulsera puesta). Sí que puede ser muy útil para las personas sordo ciegas o si queremos programar una para que nos avise de algo en alguna situación en la que precisemos discreción, como en reuniones. De todas formas, el hecho de que sea necesario acceder a la aplicación del móvil para configurar las alarmas, a mi parecer le resta algo de funcionalidad (aunque claro, programarlas desde la pulsera sería bastante complicado).

Pero bueno, a mí me encanta que esta pulsera lleve incorporado un reloj, pues de esa forma he sustituido el que llevo normalmente por la Sunu Band, y si en algún momento preciso emplear la aplicación de detección de obstáculos, me basta con pulsar un botón para activar esa función, y listo.

Conclusión

Bueno, lo primero de todo dejar claro que los parámetros que he seleccionado tanto para los rangos del ultrasonido como para la sensibilidad del sensor son los que según mi parecer y mi breve experiencia resultan más adecuados. Por supuesto, esto es algo muy subjetivo, por lo que con seguridad otras personas preferirán sus propias configuraciones. Incluso puede que yo mismo, a medida que vaya usando más la pulsera, pues apenas hace una semana que la tengo, vaya modificando mis propios ajustes. Vamos, que no os los toméis como algo ideal, sino como una referencia de alguien que ya ha probado la pulsera. Os invito a que realicéis pruebas similares a las mías y decidáis por vosotros mismos.

Por otro lado, comentar que es importante, tal y como ya he comentado anteriormente, ser conscientes de las posibilidades reales de este dispositivo. Habrá ocasiones en las que lo mejor es apagarlo y concentrarnos exclusivamente en la información que nos proporciona el bastón y el sentido del oído, o incluso el sentido de la eco localización que las personas ciegas solemos desarrollar de forma natural. A mí, como me parece muy práctico usar Sunu Band como reloj vibratorio, en cuanto se me presenta la posibilidad de usarlo como localizador ultrasónico, lo enciendo y aprovecho sus posibilidades (aunque por supuesto, también tiene sus limitaciones). Por lo tanto, yo aconsejo este dispositivo, pero siempre y cuando pues eso, seamos conscientes de que tiene sus limitaciones y que en algunas ocasiones nos resultará realmente práctico mientras que en otras lo mejor será usarlo simplemente como un reloj vibratorio.

En cuanto a sus limitaciones, creo que ya han quedado reflejadas durante este extenso artículo, pero bueno, ahí van a modo de conclusión final:

  • – En sitios muy concurridos, con mucha gente y en interiores donde apenas hay espacios libres, no nos resultará prácticamente de utilidad.
  • Tenemos que Ser conscientes de que nos informa de obstáculos, sin diferenciar acerca de la naturaleza de éstos.
  • No nos permitirá detectar confiabilidad obstáculos por encima de la cabeza, ya que no diferencia entre los obstáculos dependiendo de la altura a la que se encuentran.
  • Obstáculos bajos como pivotes que no sean muy altos u objetos abandonados en medio de la acera, no serán detectados a no ser que vayamos enfocando el haz hacia abajo. Es más, si esos objetos son demasiado bajos, ni tan siquiera los detectaremos enfocándolos, pues se confundirán con la vibración que emite la pulsera al captar el suelo. En esos casos, el bastón seguirá siendo nuestra salvaguarda.
  • Hay que practicar mucho con la pulsera, hasta encontrar el rango y la sensibilidad que más se adecue a nuestro gusto y a nuestro entorno (no es lo mismo moverse por calles poco transitadas que por calles muy transitadas, o por un barrio con aceras amplias que por otro que las tenga muy estrechas). Para configurarlo adecuadamente, tenemos que conocer el comportamiento del haz o cono ultrasónico con respecto a la distancia y el problema que eso puede representar para su fiabilidad, así como la función del sensor con respecto a la sensibilidad seleccionada, ya que cuanta más alta sea la sensibilidad, en rangos elevados, recibiremos información de pequeños ecos rebotados provenientes de los extremos del haz ultrasónico, que aparte de no sernos de utilidad, nos proporcionarán una información háptica elevada. Vamos, que el usuario tiene que ser un poco digamos “avispado” para comprender la mejor forma de configurar el dispositivo según sus preferencias y el entorno por el que se suela desplazar (a no ser que alguien se lo configure a su gusto).
  • La pulsera se puede usar sin la aplicación del móvil, pero si deseamos actualizar la hora del reloj vibratorio, configurar el rango y la sensibilidad del ultrasonido, seleccionar el nivel de vibración que sentimos en la muñeca, o actualizar el firmware de la Sunu Band (entre otras cosas), es imprescindible disponer de un smartphone y manejarlo con soltura, al menos hasta el punto de poder configurar la aplicación a nuestro gusto (a este respecto, el hecho de que ésta no esté en español, para más de una persona puede representar un problema). Actualmente SunuApp tan sólo está disponible para iPhone, por lo que los usuarios de Android por el momento se encontrarán en clara desventaja para aprovechar al máximo las posibilidades de la pulsera (en Sunu han anunciado que sacarán una versión para Android).
  • Hay que controlar muy bien el enfoque del ángulo de exploración, para que no interfiera con las paredes laterales, pues si no estaremos todo el rato recibiendo vibraciones indeseadas e innecesarias.
  • En invierno, el hecho de llevar chaquetas o abrigos con mangas anchas y algo largas, puede representar un serio inconveniente. Hay que remangarse un poco todo ese exceso de ropa para que no interfiera en el haz ultrasónico. Y en sitios realmente muy fríos, el llevar guantes puede ser un problema, a no ser que sean lo suficientemente finos para que la correa se pueda abrochar por encima de éstos.

De todas formas, que el anterior listado de limitaciones no os eche para atrás a la hora de plantearos la posibilidad de adquirir este dispositivo. Esta pulsera también tiene sus puntos a favor. No tenéis más que volver a leer el apartado de mi análisis práctico para observar que realmente nos puede ser de mucha utilidad. Quizás no para usarla en todo momento, pero seguro que se nos presentará más de una ocasión en la que agradeceremos ese extra de información que nos proporciona, y que el bastón o el perro guía son incapaces de suministrar. Además, no olvidéis que es también un reloj, por lo que podemos usarla cual comodín que nos sacamos de la manga en esas situaciones en las que precisemos una ayuda extra, y mientras tanto, usarla como sustituto de esos relojes parlantes tan indiscretos que, por cierto, hay que andar siempre poniendo en hora. A, y ojalá vuelvan a implementar la función del localizador Sunu Tag. Creo que es una función interesante y realmente útil que le proporciona un valor añadido a este dispositivo.

Y bueno, hasta aquí este extenso pero espero que útil análisis/valoración sobre la pulsera Sunu Band. Enhorabuena a los/las que hayáis llegado hasta este punto. Eso significa que habéis encontrado de interés este artículo.

Enlaces

Página web de Sunu

Manuales online de la página web de Sunu

Descarga la aplicación SunuApp de SUNU Inc desde la AppStoreh

Sunu Band, pulsera-reloj con sistema de detección de obstáculos por medio de ultrasonidos (InfoTecnoVisión)

Autor: Jaime Franco

 

18 opiniones en “Análisis y valoración práctica de la pulsera-reloj Sunu Band”

  1. muchicimas gracias amigo jaime por tu completo informe de usuario… soy una de las personas que está pensando en adquirirlo por lo que toda experiencia previa me es importante de leer…

    1. Hola Mary,
      Me alegro de que te haya sido de utilidad el artículo. Si finalmente decides adquirir esta pulsera, no dudes en compartir tu experiencia e impresiones con nosotros. Y ya sabes, cualquier duda, aquí nos tienes.
      Saludos.

    1. Gracias, Ignacio. Me alegra que encontréis interesante y útil el artículo. En más de una ocasión yo mismo he estado interesado en algún dispositivo, pero la falta de información puramente práctica sobre su uso en el día a día, que es lo que realmente nos interesa, muchas veces te echa para atrás a la hora de aventurarte a comprar o no ese dispositivo. Por eso me he animado a realizar este artículo. Espero que mi experiencia os sirva para decidir si esta pulsera cumple con vuestras expectativas.
      Saludos.

  2. Nadie como un ciengo para probar productos pensados para ciegos.

    Muy completa y útil reseña, Gracias por el esfuerzo.

    Una consulta: Entonces, con la pulsera ya no viene incluída la baliza sunutag, correcto?
    En previas descripciones del product leí ke venía una baliza con la pulsera.

    Si este ya no es el caso, esto influye algo en el precio de la pulsera?

    1. Gracias Mauro,
      en efecto, en esta versión ya no viene instalada la aplicación del localizador ni tampoco viene de regalo una baliza Sunu Tag. Esta función tan sólo está presente en los dispositivos fabricados en la primera remesa enviada tras la campaña de crowdfunding en Indiegogo. Los dispositivos posteriores, es decir, los que empezaron a suministrar este mes de noviembre, ya no la incorporan. En su momento pregunté a Sunu por ello, y me dijeron que en esta nueva versión de la pulsera se habían querido centrar en la función principal de detección de obstáculos y que por el momento habían dejado de lado esa otra función. Eso sí, me comentaron que no descartaban volver a incorporarla en el futuro.
      En cuanto al precio, desconozco cuál era en aquella primera remesa, pero ahora el precio de esta nueva versión sin localizador es de 249 $ (no sé si es porque está en promoción, o es ya el precio definitivo. Cuando me la compré yo, en septiembre, se especificaba en la página web que el precio era de 299 $ pero que estaba en promoción de lanzamiento a 249 $).
      Saludos.

  3. Hola… Muchas gracias por este artículo, me resultó muy interesante ya que también me planteo adquirir esta pulsera… Deduzco y entiendo por tus explicaciones, que de la misma forma que no indica cuando hay pivotes de altura Por la rodilla o inferior, tampoco indicará cuando hay un bordillo de la acera, o escaleras arriba o abajo, Y también postes con las señales de tráfico, verdad? Muchas gracias por toda la información que nos has ofrecido… Saludos.

    1. Hola Oscar,
      Los pivotes los puede reconocer si dirigimos el haz de exploración un poco hacia abajo. Desde la lejanía igual sí que los detecta, pues el ángulo de exploración a medida que se aleja del sensor ultrasónico se va expandiendo, pero es difícil interpretarlo y discernir de qué tipo de obstáculo se trata, y cuando nos acercamos lo suficiente, como el pivote queda por debajo de la detección del sensor, ya no lo detecta. En cuanto a los bordillos, al igual que otros objetos que pueda haber en el suelo, no los reconoce porque están muy próximos al suelo y tan sólo detecta a éste. Las Escaleras, tan sólo detecta las de subida, pues se encuentran enfrente y las reconoce como un obstáculo, y cuando estamos llegando arriba del todo, al dejar de detectarlas, deja de vibrar (ahí sí que nos sirve para saber cuándo estamos llegando al final, pero bueno, en esos casos llevamos el bastón y es él el que nos avisa de ello). Eso sí, tan sólo es efectiva cuando son escaleras anchas como por ejemplo las del metro, y si no hay gente alrededor. Escaleras estrechas, como en el interior de edificios, al haber pared muy próxima a un lado y barandilla al otro, el ángulo de exploración detecta ambos laterales, y en esas ocasiones la pulsera no sirve de nada. Y en cuanto a las señales de tráfico, depende de donde estén ubicadas. Si están próximas a la pared, no las detecta, bueno, detecta la pared. Pero si se encuentran en un sitio en el que alrededor no hay otros obstáculos, sí que las detecta.
      A continuación te pongo un enlace al apartado de seguridad de la página web de Sunu donde advierten precisamente de las cosas que no detecta (ya verás que incluye escaleras y bordillos).
      http://es.tutorials.sunu.io/safety/
      Saludos.

  4. hola Jaime recibe saludos: el día de hoy he recibido mi pulcera y estoi tratando de configurar sus funciones. por lo tanto te agradesco tus informes sobre como acerlo, pues tu experiencia me va a servirf de guía asi que gracias por tu articúlo.

    1. Hola Alfredo,
      Me alegro de que mi análisis de la pulsera te vaya a servir de utilidad. Eres la primera persona que conozco que la ha adquirido y que va a empezar a experimentar con ella. No dudes en compartir tu experiencia con nosotros. Será muy bienvenida. Ya sabes, ármate de paciencia en las primeras veces que salgas a la calle con ella. Al principio cuesta un poco adaptarse, e incluso te incita a estar más pendiente de las vibraciones que del uso del bastón, pero bueno, en cuanto la configures a tu gusto y le cojas el Truquillo para que no capte las paredes laterales, seguro que le irás encontrando cada vez más utilidad. Yo, ahora que ya llevo más tiempo con ella, incluso he aumentado la distancia en exteriores a 3,6 metros y le he bajado la sensibilidad al nivel 1. Encuentro que está distancia, ahora que ya controlo el tema de no captar las paredes laterales, me da más margen de reacción ante los obstáculos y la sensibilidad, aunque parezca poca, es suficiente para reconocerlos y han disminuido mucho la percepción de ecos falsos.
      Un consejo: observarás que, dependiendo por donde te des places, vibra con bastante frecuencia, pero tú, mientras estas vibraciones sean esporádicas y no sean continuas, no les hagas caso, tan sólo debes preocuparte cuando sientas de forma continua e insistente el nivel 2 de frecuencia, y por supuesto, cuando sientas el nivel máximo, ahí seguro que ya tienes un obstáculo serio delante y debes detenerte o explorar con cuidado lo que hay por delante. Hace unos días, la pulsera me salvó de darme un golpe con una escalera de las que usan los instaladores de telefonía. Estaba en medio de la acera, apoyada en la fachada de un edificio, ocupando gran parte de la acera. Si hubiese ido pegado a la pared, podría haber pasado por debajo de ella, pero como iba un poco separado, me hubiese dado directamente con la frente. Pero la pulsera la detectó y cuando sentí que la vibración máxima me avisaba de un obstáculo, me detuve y al realizar el arco del bastón de una forma más amplia, la detecté. Eso sí, la tenía ya ahí mismo, a punto de darle un “besito”, por lo que a partir de esa experiencia he aumentado la distancia a 3,6 metros, d esa forma, cuando vibra en la máxima frecuencia, por delante del arco del bastón aún me quedan unos 20 o 30 cm de margen para detenerme y explorar qué es lo que hay delante. Eso sí, no descarto ir modificando aún más los parámetros, pues a medida que vas adquiriendo práctica y vas conociendo mejor la información que te ofrece la pulsera, vas experimentando nuevas configuraciones. Me gustaría aumentar más la distancia máxima, 4,5 m creo que sería lo ideal, pero aún no me acabo de decidir, pues entonces ya es más difícil controlar las paredes laterales.
      En fin, a ver qué tal te va a ti con tu Sunu Band.
      Saludos.

      1. hola Jaime que interesante pues cada experiencia que se vive es la verdad pura, yo a lo que siempre le he tenido mucho respeto por no decirle miedo: son a los telephonos públicos, pues como son, como una sombrilla abierta, y al tocar su base, la cabina ya se me estrelló en la cara, pero ahora voy a practicar con algunos que se encuentran en mi colónia a ver como reacciona la sunu, ya te contaré, así que tengas un buen día.

        1. Buenas. Ha aparecido un video realizado por GlirProd (Producciones GLIRP), con la presentación de Sunu Band en la reciente edición de TifloInnova 2017. Acabo de incluir el enlace en el primer artículo en el que os presentaba esta pulsera, pero por si deseáis ver este video que dura unos 17 minutos, a continuación os pongo el enlace (el video es interesante porque se habla de la función de navegación y se explica cómo funciona esta nueva funcionalidad):
          https://www.youtube.com/watch?v=yntVQWmrLN8&feature=youtu.be&a=
          Saludos.

          1. hola Jaime recibe saludos: queriendo aprovecharme de tu experienc´´ia, quiero preguntarte una cosita: como le puedo hacer para inscribirme en las betas que se mencionan en los manuales,no se si me di a entender.

  5. Hola Alfredo,
    Las funciones que estaban provisionalmente en versión beta, es decir el “Edge detector” (el detector de bordes/esquinas) y la función de navegación “Place Finder App”, parece que ya están disponibles para todos los usuarios. Al menos ya se pueden activar desde la aplicación SunuApp sin que se muestre el mensaje en el que se advertía que eran versiones beta y de que si se quería participar en su testeo había que ponerse en contacto con Sunu. Yo aún tengo pendiente probar ambas funciones. Lo que pasa es que como de momento en el manual on line no se especifica cómo funcionan, aún no las he probado. En el video que os compartí el otro día, se habla de la función navegación y gracias a ello más o menos he intuido cómo va esta nueva función, pero tengo pendiente mandarles un mensaje a Sunu para preguntar sobre estas dos aplicaciones y sobre su funcionamiento. Hoy mismo lo haré, y en cuanto sepa algo ya os informaré. De todas formas, si tú también quieres preguntar al respecto, puedes hacerlo desde el formulario que hay en la página web de Sunu o en la siguiente dirección:
    hello@sunu.io
    Por cierto, si pruebas estas dos nuevas funciones y quieres compartir lo que descubras con nosotros, adelante. Tu experiencia será muy bienvenida.
    Saludos.

    1. hola Jaime: primero recibe saludos, y te comento que con mi poco uso de la pulsera, not+e algo muy importante. la seguridad que obtinees en el desplazamiento es muy grande y diferente sin ella.y si también se me despertó el interés de las nuevas aplicaciones, gracias a tu enlace del otro día.

      1. Hola Alfredo,
        Me alegro de que tu primera impresión con este dispositivo esté siendo positiva. Yo también me estoy acostumbrando a llevarla cada vez que salgo de casa y da cierta garantía de seguridad el hecho de saber que si hay un obstáculo en medio del camino, la pulsera te avisa de ello. Por supuesto, nos tenemos que seguir fiando del bastón, pues los obstáculos bajos no se detectan, pero es un extra de seguridad que se agradece bastante, aparte que me estoy acostumbrando al reloj vibratorio que es mucho más discreto que los parlantes.
        Aprovecho la ocasión para comentar que ya me han contestado desde Sunu a mi pregunta sobre las aplicaciones que estaban en beta. Resulta que a pesar de que ya se pueden activar desde la aplicación, aún no están disponibles del todo. Vamos, que aún siguen en versión beta. Eso sí, reiteran el ofrecimiento a que la gente participe en probar estas nuevas funciones. Para ello, tal y como te he comentado antes, tienes que enviarles un mensaje a la dirección que he facilitado y entonces ellos te contestan dándote los pasos a seguir para descargar esas nuevas funcionalidades. Yo, como la pulsera ahora mismo me va muy bien, y no soy muy usuario que digamos de los sistemas de navegación GPS, no acabo de decidirme a participar. Pero bueno, a lo mejor cambio de opinión y me apunto. Desde Luego, cuantos más usuarios probemos estas nuevas funciones, y colaboremos con nuestras impresiones, mejor.
        Saludos.

        1. hola Jaime: saludos, he estado revisando lo de las vetas y ya no aparecen en los manuales las leyendas.
          el d{ia de hoy tuve que salir y usar el transporte publico, mas especifico el meto, y al usar la pulsera, la verdad me descontroló, muchísimo que la tuve que apagar, y me dío la oportunidad de ver, que me falta muchísima practica así que seguiré practicando desde el inicio nuevamente, para poder obtener la practicay el conocimiento necesario, para poder usarla en todos los lugares, así que adelante,, astá lograr su dominio, por lo pronto recibe muchos saludos.

          1. Hola Alfredo,
            En efecto, ya no salen los mensajes al activar las nuevas funciones pero aún siguen estando en versión beta. En Sunu me comentaron que cuando estén disponibles, se anunciará en la actualización de la aplicación SunuApp.
            En cuanto a lo del metro, ciertamente es un lugar donde hay mucho movimiento de gente y según en qué momentos más vale apagarla. Yo lo que hago en ese caso es seleccionar el modo de interiores que tengo configurado a 1,4 metros y con una sensibilidad de nivel 1, y tan solo la uso cuando realizo transbordos, para detectar pasillos o salidas laterales o cuando no estoy seguro de cual de los trenes está estacionado en el andén, es decir si el de mi lado o el de en frente.
            Saludos y ánimo. Continúa practicando hasta que conozcas bien las posibilidades y limitaciones de la pulsera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cumplimenta el siguiente captcha matemático introduciendo la cifra que falta *