Clew, revolucionaria app para el trazado de rutas y guiado en interiores que emplea la Realidad Aumentada

Imagen del logotipo de la aplicación Clew, consistente en la representación gráfica de la típica flecha que marca el destino de una ruta en las aplicaciones de navegación por satélite. Dentro de ésta se ha añadido un ovillo de lana del cual surge un hilo que va hacia la parte inferior del logo, marcando un hipotético camino a seguir. El fondo del logotipo es de color verde y tanto la flecha como el ovillo son blancos.

Aplicación disponible para iOS (tan sólo iPhone 6S y posteriores).

La Realidad Aumentada (AR por sus siglas en inglés) está irrumpiendo con fuerza en multitud de campos. Eso es innegable. Su principal cualidad, permitir en una pantalla la visualización superpuesta al mundo físico tangible de elementos virtuales, sin sustituir la realidad que nos rodea, la dota de una gran versatilidad. De hecho, ya es normal ver la aplicada con éxito en ámbitos tan dispares como la educación, el turismo, la industria, la medicina, el entretenimiento, la publicidad… Incluso se emplea, y aquí en InfoTecnoVisión habéis sido testigos de ello, para potenciar la visión residual de las personas con baja visión. Pues bien, en este artículo os vamos a presentar una aplicación que emplea esta tecnología de una forma revolucionaria, yendo más allá de su aparente única función de la superposición visual de elementos virtuales, transformando a nuestros iPhone en una sorprendente herramienta para trazar rutas y guiar a las personas ciegas en interiores.

Así es. Habéis leído bien. Esta tecnología también se puede emplear para guiarnos y, además, sin necesidad de poder ver la pantalla. Quién lo iba a decir cuando allá por el 2012aparecieron las famosas Google Glassess. Por aquel entonces más de uno empezamos a ser conscientes del gran potencial de la tecnología empleada en aquel dispositivo para mejorar la visión residual de las personas con baja visión (algo que se confirmó posteriormente con la aparición de sistemas como RetiPlus). Pero claro, pocos nos podíamos imaginar que esta tecnología, claramente visual, también pudiera servirnos como sistema de guiado/navegación para personas totalmente ciegas. Y precisamente eso es lo que ha conseguido un grupo de investigadores del Colegio de Ingeniería Franklin W. Olin de Needham, Massachusetts (Estados Unidos), el cual ha desarrollado una aplicación que emplea todo el potencial del ARKit de Apple para transformar a los smartphones de “la manzana mordida” en un sorprendente sistema de navegación y guiado en interiores.

Pero bueno, vayamos por partes y poco a poco, pues el tema se lo merece. En InfoTecnoVisión presentimos que nos encontramos ante el inicio de una revolucionaria nueva forma de asistencia a la navegación y estamos convencidos de que en cuanto probéis esta app, que por cierto, es gratuita, tendréis esa misma impresión. Lamentablemente, la funcionalidad que nos ofrece la versión actual de Clew, tal y como podréis comprobar más adelante, se nos antoja un poco limitada, pero bueno, es un inicio muy prometedor. Además, tal y como nos ha comentado su propio autor, el Dr. Paul ruvolo, ello se debe a las propias limitaciones que ofrecía la versión del kit de desarrollo de Apple ARKit empleada en el momento de su creación. Por lo que tras la última actualización de este kit, ya están trabajando en nuevas implementaciones y mejoras. Pero bueno, ya os hablaré de todo ello más adelante.

Sobre los desarrolladores de Clew

Bien. Vamos a empezar por el principio: Esta app tal y como ya os he avanzado anteriormente, ha sido desarrollada por un grupo de investigadores del Colegio de Ingeniería Franklin W. Olin, dirigidos por el director del OCCaM lab de esta facultad (Olin College Crowdsourcing and Machine Learning), el doctor en Ciencias de la Computación e Ingeniería, Paul Ruvolo. El grupo está compuesto, aparte de por el mencionado Dr. Ruvolo, por Chris Yoon, Jeremy Ryan, Ryan Louie, Simran Malhi y William Derkse.

Por si no lo conocéis, el Colegio Olin es una facultad privada de ingeniería de pregrado en Needham, Massachusetts (Estados Unidos), adyacente al Colegio Babson. Comentar que destaca en la comunidad de ingenieros por su juventud, su plan de estudios basado en proyectos, así como por su gran financiación y sus becas, ambas aportadas principalmente por la Fundación F. W. Olin.

En cuanto al DR. Paul Ruvolo, es el director del OCCaM lab del Colegio Olin, tiene el doctorado y la maestría en Ciencias de la Computación e Ingeniería (ambas titulaciones obtenidas en la Universidad de California San Diego), así como la licenciatura en Ciencias de la Computación (Harvey Mudd College). Es experto en aprendizaje automático, en robótica, en visión por computadora, y está especialmente interesado en la tecnología de asistencia y adaptación, en la educación informática interdisciplinaria y en el aprendizaje automático.

Actualmente el principal enfoque de investigación del Dr. Ruvolo en Olin es la creación de tecnologías de asistencia para personas ciegas y con baja visión, en especial de soluciones móviles que permitan mejoras significativas de accesibilidad para este colectivo. Y un claro ejemplo de esa línea de investigación es el software protagonista de este artículo. Una app en la que tal y como nos ha comentado su propio autor, han tenido especialmente en cuenta a nuestra comunidad en todo el proceso de creación. No tan sólo a nivel de testear la aplicación y obtener su “feedback”, sino contratando incluso a estudiantes de informática ciegos o con baja visión que han colaborado en el diseño y el desarrollo del proyecto. Y es que a diferencia de los enfoques típicos que desarrollan primero la tecnología y luego hacen preguntas sobre su accesibilidad, aquí se ha involucrado por completo a los co-diseñadores con impedimentos visuales en todas las fases del proceso de desarrollo. Un proceso que abarca diversos campos, incluyendo el diseño, la ingeniería, la informática y los estudios sobre discapacidad.

Finalmente, comentar que Clew no es el único proyecto orientado hacia nuestro colectivo en el que está trabajando el Dr. Ruvolo, nos ha explicado que hay otras dos aplicaciones en desarrollo pero que aún no se han publicado: una destinada a la localización 3D rápida y precisa de objetos que combina la tecnología AR con el “crowdsourcing online” (voluntarios humanos on Line), y otra app que utiliza etiquetas localizadoras imprimibles en impresoras estándar que, una vez colocadas en un espacio, se pueden utilizar en combinación con un iPhone para crear un mapa de un entorno interior.  Un mapa que puede contener e informar de sus puntos clave de interés y aportar información sobre estos, así como poder ser guardado y utilizado por otros visitantes, siempre y cuando sus móviles escaneen esa etiqueta.

¿En qué consiste Clew?

Bien. Ya hemos llegado al kit de la cuestión: nos encontramos ante una app diseñada especialmente para personas ciegas y con baja visión que ha sido ideada para asistirnos en la navegación y el guiado en interiores. Para ello emplea la Realidad Aumentada, utilizando todo el potencial de la librería de AR de Apple ARKit desarrollado para dispositivos iOS (Clew tan sólo es compatible con los iPhone que son capaces de gestionar adecuadamente la AR, es decir que tengan el procesador A9 o superior, y al menos una cámara iSight de 8MP, lo cual implica a partir del iPhone 6S y el iPhone SE).

No entraré en detalles técnicos de cómo emplea esta app la tecnología incluida en ARKit, pues me extendería mucho. Tan sólo mencionaré que se vale de la llamada odometría visual inercial (una tecnología que interpreta las imágenes que capta la cámara y cómo la luz se refleja en los diferentes elementos para obtener un mapa 3D del entorno y calcular distancias), de los acelerómetros incorporados en el móvil (los cuales informan al sistema de nuestro movimiento dentro del entorno 3D en cada uno de los tres ejes del espacio, el horizontal X, el vertical Y, y el de la profundidad Z), de la brújula (la cual informa de un cuarto eje vital en esta tecnología, el de la rotación, o W), y de lo que Apple denomina el “Entendimiento de la escena” (la unión de la medición de la intensidad y temperatura del color de la luz, los puntos de función, y la detección de planos verticales y horizontales).

La función de Clew es muy simple: grabar una ruta por el interior de algún edificio, yendo de un punto “A” a un punto “B”, realizando todo tipo de giros e incluso subiendo y/o bajando escaleras durante todo el trayecto, y guiarnos posteriormente de vuelta a la ubicación de partida. Dicho así, parece algo relativamente sencillo, pero hay que tener en cuenta que para llevar a cabo su cometido no necesita de balizas, ni de etiquetas, ni de ningún tipo de conexión por satélite, ni tan siquiera de bluetooth o Wifi. Tan sólo precisamos tener un iPhone compatible y descargar la app.

¿Pero cómo funciona exactamente esta aplicación? Pues bien, basta con coger nuestro iPhone, abrir Clew, enfocar con la cámara trasera hacia la dirección en la que deseamos dirigirnos, y empezar a grabar el recorrido mientras nos desplazamos por él. Desde el momento en el que empezamos a grabar nuestro trayecto, la app, gracias a la Realidad Aumentada, va marcando el recorrido que vamos realizando con una especie de “migas de pan virtuales” tal y como hacía Pulgarcito en el cuento (salvo que aquí no corremos peligro de que los pajaritos se nos coman las migas). Cuando llegamos a nuestro objetivo y finalizamos la grabación, la aplicación procesa y simplifica nuestra trayectoria en una serie de puntos clave en los que se produjo un cambio significativo, como por ejemplo en giros o escaleras. Luego, al solicitar que Clew nos guíe a través del recorrido de vuelta, ésta nos va dando instrucciones a través del recorrido inverso hasta llegar al punto de partida.

El guiado, sorprendentemente fiable, se realiza por medio de una combinación de sencillas instrucciones verbales (a través de la voz del lector de pantalla VoiceOver), efectos de sonido y retroalimentación háptica. Para esto último los desarrolladores mencionan que los iPhone 7 y superiores ofrecen una experiencia háptica más completa.

Clew está especialmente indicada para ser empleada en espacios interiores en los que haya iluminación y en los que no nos encontremos con muchos elementos en movimiento a lo largo del recorrido. También se puede usar en exteriores, pero si se trata de una zona muy abierta sin puntos claros de referencia cercanos como paredes o similares, y además hay mucho sol, puede que no sea tan efectiva. Además, tal y como suele suceder en este tipo de escenarios, si hay mucho movimiento de personas o tráfico, todo ello también puede influir negativamente.

Comentar que tal y como está diseñada actualmente esta aplicación, lamentablemente presenta la limitación de que no permite guardar los trayectos realizados para ser empleados en futuras ocasiones. Ni tan siquiera deja repetir una segunda vez el recorrido que se acaba de realizar. Si permitiera realizar estas cosas, sería una app mucho más completa y útil, similar a Blind Explorer, en la que sí que se pueden grabar rutas para poder recorrerlas posteriormente con total autonomía.

De todas formas, y tal y como he comentado al principio de este artículo, en InfoTecnoVisión hemos contactado con el Dr. Ruvolo y nos ha dicho que afortunadamente todo esto se va a corregir y mejorar en futuras versiones. Y es que nos ha comentado que la versión de ARKit con la que se desarrolló originariamente Clew no soportaba guardar el estado de una sesión de seguimiento o relocalizar a un usuario en una sesión anterior.  Es por ello que actualmente la capacidad de retomar una ruta desde donde se haya dejado resulta imposible.  Nos ha explicado que la única manera de sortear esta limitación sería iniciar la aplicación en un punto de inicio de una ruta del cual estuviésemos seguros de su localización exacta, pero que ello desafortunadamente no sería tan preciso como seguir la ruta la primera vez que se grabó. Pero bueno, nos ha dado La buena noticia de que la versión recientemente lanzada por Apple de ARKit tiene soporte para guardar las sesiones de seguimiento y relocalización, por lo que esto les permitirá implementar en la app la funcionalidad de poder guardar rutas a las que puedan acceder posteriormente los usuarios, e incluso compartirlas con otras personas.

Aun así, y según mi parecer, tal y como está ideada Clew en la actualidad, ya nos ofrece una ayuda importante. Es un inicio muy prometedor. El guiado es sorprendentemente fiable y nos puede ser especialmente útil para Que alguien nos acompañe a un sitio y luego poder volver solos. Por ejemplo, imaginaos que estamos en casa de una persona, en un restaurante o en el teatro, y le solicitamos a alguien que nos acompañe al lavabo. Podemos grabar el recorrido de ida y luego ser capaces de volver solos sin que nos tengan que estar esperando a que finalicemos. También puede ser útil para explorar por nuestra cuenta el interior de un edificio y posteriormente saber regresar a nuestro punto de partida. Una vez más, imaginaos por ejemplo el caso de que estamos de vacaciones en un hotel, y deseamos explorar la planta en la que se halla nuestra habitación. Partiendo desde la puerta de ésta, Podemos emplear Clew para explorar toda la planta, incluso subir o bajar por las escaleras a otras plantas, y luego ser capaces de volver sin perdernos. Otra posible utilidad sería en el caso que estuviésemos en una conferencia o reunión y tuviésemos que abandonar la sala momentáneamente. Salir de ésta puede resultarnos fácil. Basta con levantarnos y buscar la puerta de salida siguiendo la pared. En cambio, volver a entrar y encontrar el asiento sin molestar a las personas que estén en la sala puede ser más complejo, y para ello Clew nos puede ser de gran ayuda.

¿Qué más os puedo contar de esta app? Pues algo muy importante: que es gratuita y según nos han comentado continuará siéndolo en el futuro. Está bien. ¿A que sí? Eso sí, lamentablemente os tengo que comunicar que tan sólo está en inglés. Al menos por el momento. Pero su interfaz es muy sencillo y las órdenes verbales son muy simples, limitándose básicamente a guiarnos hacia la izquierda, la derecha o decirnos que continuemos recto, por lo que el idioma en principio no es ningún problema.

Funcionamiento práctico de la aplicación

Instalación y configuración

Clew se puede descargar desde la AppStore (descargadla desde aquí). Una vez instalada, al abrirla por primera vez aparecen varios mensajes, entre ellos el típico en el que se nos pide permiso para acceder a la cámara y otro en el que se nos invita a participar compartiendo nuestra experiencia de uso para ayudar a mejorar la app (se nos asegura que no se enviará información personal ni imágenes capturadas). Este segundo mensaje no da opción para declinar nuestra participación, pero si posteriormente vamos a los ajustes de la aplicación, tanto desde el botón “Settings” de su página principal como desde los ajustes del iPhone, en “Ajustes/Clew”, podemos desactivarla.

Aquí, en los ajustes, aparte del envío de información de la experiencia de uso, podemos configurar otras cosas como los permisos de la aplicación, la unidad de medida que se nos mostrará cuando solicitemos las indicaciones de navegación (no viene por defecto en metros, por lo que hay que cambiar este parámetro desde aquí), el color con el que se visualizan en pantalla los puntos clave del recorrido, así como la activación/desactivación de las indicaciones a través de voz, sonidos y retroalimentación háptica.

Pasos para grabar un recorrido

  1. En la pantalla principal nos encontramos con el botón llamado “Record Path”, cuya función es iniciar la grabación del trayecto. Pues bien, simplemente tenemos que sujetar el móvil frente a nosotros, enfocando con su cámara trasera hacia delante, pulsar el mencionado botón y empezar a caminar por el recorrido que deseamos grabar. Aquí, los que tengáis resto visual, observaréis que a través de la pantalla se observa todo lo que la cámara va enfocando. Comentar que es muy importante que durante todo el proceso mantengamos lo más estable posible el smartphone, asegurándonos de que estamos grabando bien hacia el frente.
  2. Una vez hemos llegado al final de nuestro trayecto, hemos de pulsar el botón que detiene la grabación “Stop Recording”.
  3. Ahora se nos presentan dos posibilidades: si tenemos que hacer alguna cosa en el sitio en el que estamos y no queremos retomar inmediatamente el camino de vuelta, podemos poner la aplicación en pausa (más adelante explico cómo funciona esto). Por el contrario, si lo que deseamos es regresar de nuevo al punto de partida, Basta con darnos la vuelta 180°, presionar el botón que inicia la navegación “Start Navigation”, empezar a caminar y dejarnos guiar por las indicaciones verbales y sonoras (si no nos damos la vuelta antes de iniciar la navegación, la propia aplicación nos dirá que lo hagamos). Aquí, los que tengáis resto visual, aparte de poder visualizar en la pantalla el recorrido que vais haciendo, también podréis ver escritas en texto las órdenes de guiado (aunque el tamaño de la letra no es muy grande que digamos) y observar unos enormes puntos rojos superpuestos al mundo real que coinciden con los emplazamientos exactos en los que nuestra trayectoria realiza un giro.
  4. En cualquier momento podemos detener la navegación pulsando el botón “Stop Navigation”. Esto detiene totalmente el recorrido, no lo pausa. Es decir, que luego no podremos retomar el guiado. Por otro lado, en esta misma pantalla, si pulsamos el botón “Get Directions”, podemos obtener información verbal acerca de la navegación, como por ejemplo la última orden verbalizada o los metros que tenemos que caminar en cada una de las secciones del recorrido.
  5. Al llegar a nuestro objetivo la aplicación nos avisa de ello y se detiene, llevándonos de nuevo a la pantalla inicial con el botón para comenzar la grabación de otro recorrido. En el caso de que hayamos activado la opción para compartir nuestra experiencia de uso con los desarrolladores, en ese instante aparecen dos botones en pantalla que nos permiten calificar el guiado que hemos obtenido. Estos botones son “Bad” (malo) y “Good” (bueno). Los recorridos catalogados como “malos” serán revisados para intentar mejorar la aplicación.

 

¿Cómo pausar momentáneamente la grabación de un recorrido?

Si tras grabar un trayecto deseamos hacer una pausa antes de realizar el recorrido de vuelta, tenemos que seguir los siguientes pasos:

  1. Pulsamos el botón “Stop Recording” para finalizar la grabación del trayecto.
  2. En pantalla nos aparecen los botones “Start Navigation” y “Pause”. Pulsamos este segundo botón “Pause”.
  3. Ahora se nos pide que pongamos el móvil en una superficie vertical plana y que pulsemos alguno de los botones de volumen. Es una orden un poco rara que significa que debemos encontrar un punto claro de referencia en el que apoyar el móvil para que luego, cuando retomemos la ruta de vuelta, podamos volver a esa posición exacta. Puede servirnos el apoyarlo por ejemplo en la puerta de entrada del sitio al que hayamos ido. Pero bueno, también basta simplemente con mantener el smartphone fijo delante de nosotros, en la misma posición vertical en la que veníamos grabando la ruta, y pulsar cualquiera de las dos teclas de volumen para realizar la pausa. Si hacemos eso justo en el umbral de una puerta, ya nos puede servir de referencia clara. A partir de ese momento ya podemos emplear el móvil con libertad sin que eso afecte a la grabación del recorrido. Incluso podemos moverlo, bloquear la pantalla o salir de la aplicación, pero no hemos de cerrar la app desde el selector de aplicaciones.
  4. Cuando queramos retomar el camino de vuelta, pulsamos el botón “Resume”. Entonces se nos solicita que volvamos a situarnos en el mismo punto y la misma posición en la que finalizamos la grabación (es decir, en la misma ubicación y enfocados hacia la misma dirección en la que habíamos pulsado anterior mente el botón de pausa), y que finalmente volvamos a pulsar el botón de volumen para quitar la pausa. Tras realizar todo eso, sentiremos una vibración y ya podemos pulsar el botón “Start Navigation” para iniciar el camino de regreso siguiendo el guiado de la app. Lo primero que tenemos que hacer, por supuesto, es girar 180° para enfocarnos en la dirección adecuada. De hecho, la aplicación nos dice “Turn around” (date la vuelta).

 

Valoración práctica y conclusión

Nos encontramos ante una aplicación ciertamente revolucionaria y con mucho potencial. Ahora mismo la funcionalidad que ofrece es algo limitada, pero su autor nos ha asegurado que van a seguir trabajando en ella, adaptándola a las nuevas posibilidades de la última versión de ARKit. Por ejemplo, añadiéndole la posibilidad de guardar rutas y poder compartirlas con otros usuarios. Desde InfoTecnoVisión os alentamos a que la probéis y a que os animéis a colaborar con vuestra experiencia de uso para que de esa forma sus desarrolladores vean que tenemos interés en que la app evolucione, a la vez que obtienen el feedback necesario para mejorarla.

En cuanto a mi propia experiencia de uso, comentar que he estado probando esta aplicación durante varios días y mi impresión es que funciona muy bien. Y eso que la he probado en un iPhone SE, que es justo el límite inferior de los móviles compatibles con una gestión adecuada de la Realidad Aumentada. Por lo que en iPhone superiores, sobre todo a partir del iPhone 8 e iPhone X, la fiabilidad debe ser aún superior (os recuerdo que estos dos móviles fueron los primeros en disponer de unas cámaras especialmente calibradas para la AR, pudiendo observar contenido en 60fps, con funciones mejoradas con baja iluminación, además de contar con un nuevo acelerómetro y giroscopio que proporcionan un seguimiento de movimiento más exacto, y un procesador A11 Bionic muy capaz de gestionar la AR).

Prosigamos. Donde mejor se comporta Clew sin duda, con una fiabilidad asombrosa, es en el interior de edificios en los que los espacios no son muy amplios. Eso sí, siempre y cuando nos aseguremos de que haya una iluminación adecuada. En las pruebas realizadas dentro de mi vivienda, se ha mostrado efectiva al 100%, indicándome los giros en los sitios precisos. Me ha guiado a la perfección incluso subiendo y bajando por las escaleras. No he podido experimentar por completo la retroalimentación háptica ofrecida en el guiado, pues según los desarrolladores el iPhone SE está limitado en este aspecto, pero el conjunto de indicaciones verbales y efectos sonoros están muy bien logrados y son claros.

Cabe destacar que aunque se haya realizado un recorrido muy rebuscado, pasando incluso más de una vez por una misma zona, la aplicación no se confunde con los puntos o migas que ha ido grabando. Por ejemplo, en las pruebas realizadas en mi casa, en el distribuidor de ésta, coincidían cuatro puntos correspondientes a distintos cambios de trayectoria realizados a lo largo del recorrido. Pues bien, la aplicación va reconociendo los puntos según el orden inverso en el que han sido creados, sin prestar atención a los otros. Vamos, que podéis pasar por una misma zona infinidad de veces sin que la aplicación se lie. Genial.

¿Que si se echa de menos que la app esté en español? Pues sí, para que nos vamos a engañar. Pero las instrucciones verbales de navegación son sencillas. Básicamente nos va diciendo que giremos a la izquierda o a la derecha (turn left o turn right), que giremos levemente bien a la izquierda o a la derecha (slight left o slight right), que sigamos recto X metros (continue straight), que nos demos la vuelta (Turn around), incluso reconoce cuando hemos subido o bajado escaleras y nos puede decir por ejemplo que giremos a la izquierda y bajemos las escaleras (turn left and proceed downstairs) o que las subamos (upstairs). En fin, que son órdenes muy sencillas, y si no sabéis inglés, ahí las tenéis escritas para que os las aprendáis. Puede ser la ocasión perfecta para aprender un nuevo idioma. De todas formas, tras preguntar al autor de la app sobre este tema y observar nuestro interés en que se tradujera al español e incluso en colaborar con la traducción, se ha mostrado dispuesto a traducirla.

En cuanto a los sonidos, son discretos y efectivos. Un silbido nos anuncia que podemos iniciar la navegación y/o que ésta ha finalizado, y hay un sonido similar a un suave tintineo que nos indica que estamos bien enfocados hacia el siguiente punto de nuestro recorrido. Por ejemplo, si vamos caminando y de repente dejamos de oír ese tintineo, tenemos que mover un poco el móvil hacia un lado u otro hasta que volvamos a escucharlo. En ese instante, debemos de variar nuestro rumbo hacia donde lo escuchamos. De hecho, eso es algo que me he encontrado con frecuencia cuando he probado la aplicación en espacios amplios en los que no he ido en línea totalmente recta. En esas ocasiones la aplicación me ha dicho que tenía que girar levemente bien hacia la izquierda o a la derecha, al mismo tiempo que he dejado de escuchar el tintineo, pero me ha bastado con modificar mi rumbo hacia la dirección indicada, y mover un poquito el móvil hacia los lados hasta que he vuelto a escuchar el sonido, y de esa forma encaminarme sin problemas hacia el siguiente punto del recorrido.

Por otro lado, comentar que no tan sólo he probado esta aplicación en interiores. También la he testeado en exteriores y la experiencia ha sido bastante positiva. Eso sí, antes de pasar a comentaros mis impresiones a este respecto, me gustaría dejar claro que Clew ha sido especialmente diseñada para la navegación dentro de edificios, por lo que al aire libre muestra algunas carencias que os he número a continuación.

  1. No se comporta nada bien en espacios muy abiertos en los que no haya elementos o planos verticales relativamente próximos con los que la AR pueda trazar de forma adecuada un mapa 3D.
  2. La existencia de una luz solar muy intensa puede impedir que la odometría visual inercial sea capaz de interpretar correctamente las imágenes que capta la cámara analizando como se refleja la luz en los diferentes elementos. Esto es fundamental no tan sólo para obtener el mapa 3D del entorno y calcular las distancias que hay entre los diferentes objetos desde la posición de la cámara, sino también para navegar posteriormente por él.
  3. Los desarrolladores advierten de que si se realizan trayectos muy largos la fiabilidad de la app disminuye apreciablemente.
  4. Si a lo largo del recorrido que grabamos nos encontramos con mucho movimiento de personas o tráfico, todo ello también puede llegar a influir negativamente.
  5. Y por último, algo que su autor nos ha comentado personalmente, y es que como esta app en la actualidad no se integra con la localización por satélite, eso la limita a la hora de ser empleada al aire libre. Claro, está ideada principalmente para la navegación por interiores, donde no se dispone de este tipo de cobertura, y se ha prescindido de ella. El Dr. Ruvolo nos ha comentado que si se combinasen ambas tecnologías, la AR y el GPS, sin duda Clew tendría un funcionamiento mucho más fiable en este otro tipo de escenarios.

 

Pero bueno, a pesar de todo, la he probado en exteriores, principalmente en recorridos no muy largos en los que tenía constantemente a mi lado la pared de los edificios, y tal y como he avanzado antes, la impresión ha sido bastante positiva. Al llegar a las esquinas, donde había realizado previamente un giro, me ha avisado con total exactitud. La he encontrado especialmente útil para poder localizar pasos de cebra que no se encuentran al inicio de las calles, sino a la mitad de éstas, y para seguir una trayectoria sin necesidad de ir tocando la pared y, por lo tanto, pudiendo esquivar algunos obstáculos como carteles de bares, barquillas de fruterías y similares. Incluso me ha dado buenos resultados en los típicos chaflanes que hay en Barcelona (esquinas entre dos calles que no forman un ángulo de 90° sino que hay una doble esquina con un tramo de unos 45° entre ambas). En esas situaciones Me ha dicho que girar a levemente bien hacia la derecha o a la izquierda, y tras volver a enfocar el siguiente punto por medio del tintineo, he continuado avanzando en la dirección adecuada. Donde ya no se comporta nada bien, tal y como se ha comentado anteriormente, es en zonas muy abiertas. La he probado en un parque muy grande próximo a mi casa, y no he conseguido hacer nada de provecho con ella. Como mucho me ha reconocido el primer punto de la trayectoria, siempre y cuando éste no estuviese muy lejano, pero a partir de ahí se perdía.

Comentar también, en referencia al problema de la iluminación excesiva en el exterior debida al sol, que esto aparentemente no ha representado ningún problema. Al menos En los trayectos que he realizado por las aceras próximas a los edificios. Y eso que los dos días durante los que he llevado a cabo las pruebas han sido muy soleados. Probablemente, la cercanía de los edificios producía sombra o atenuaba la luz solar, mientras que en la prueba realizada en el parque, donde no había árboles próximos, la intensa luz sí que haya podido influir más. De todas formas, imagino que si en un futuro se pudiesen grabar rutas, el haber grabado una de día y luego pretender seguirla por la noche puede suponer todo un reto para la odometría visual inercial, ya que esta técnica precisa de una iluminación adecuada y sin variaciones.

Sin duda, visto lo visto, el uso idóneo de esta aplicación es en interiores, pero personalmente creo que fuera de casa también nos puede servir en circunstancias puntuales en las que queramos grabar algún recorrido corto. Por supuesto, cuando la app permita guardar rutas, nos resultará mucho más útil, por ejemplo para poder ubicar la entrada de tiendas y edificios, pasos de cebra sin referencias, paradas de autobús, contenedores de basura, etc.

Probablemente, todos estos problemillas que presenta Clew en la actualidad con el tema de la iluminación y los espacios muy abiertos se irán solucionando gracias a la evolución de las cámaras de los móviles (de hecho, las de los iPhone 8 en adelante son capaces de funcionar con la AR muy correctamente en escenarios con baja iluminación), así como con las mejoras que se vayan implantando en ARKit. Y es que De la misma forma que la primera versión de este kit de desarrollo que apareció en 2017 ha mejorado ostensiblemente sus algoritmos de odometría visual inercial en las versiones 1.5 y la 2.0, todo indica que es un campo emergente en plena evolución en el que Apple está invirtiendo muchos recursos, y que seguro ira perfeccionándose y ampliando en sus posibilidades en futuras generaciones. Y me encanta que el autor de Clew nos haya dicho que ya están trabajando en adaptar su app a toda esta evolución tecnológica, incrementando sus funciones y posibilidades. Además, os recuerdo que Apple está desarrollando unas gafas especialmente diseñadas para la Realidad Aumentada, y tras ver el potencial de esta aplicación, soy muy optimista en que en un futuro Clew se pueda ejecutar en ese dispositivo, transformándose así, en una herramienta realmente útil, eficaz y cómoda para asistirnos en la navegación. Y subrayo lo de “cómoda”, porque la gran pega que comporta el emplear hoy día este tipo de aplicaciones es que tenemos que llevar siempre el móvil en la mano, y con estas gafas eso se evitará, resultando en una gran mejoría en su usabilidad. De hecho, tras comentar este tema con el Dr. Ruvolo, se ha mostrado interesado en ello. Él también es consciente de que este dispositivo y, en general las gafas de Realidad Aumentada, son una herramienta muy adecuada para estas aplicaciones, por lo que no descarta que en cuanto estén disponibles las de Apple, reescriba Clew para adaptarla a ellas. Por cierto, comentar a este respecto que nos invitó a que no perdiésemos de vista las potencialidades de las gafas “The Frame” de la plataforma de AR de Bose Sistems. Es más, nos dejó caer que pudiera ser que Clew se integre con este tipo de plataforma de Realidad Aumentada Sonora. Y ciertamente, si visitáis el anterior enlace referente a estas gafas de sol de Bose, observaréis que aunque no tienen la capacidad de reemplazar la funcionalidad del iPhone como las futuras gafas de Apple, podrían representar una excelente interfaz de usuario para las personas ciegas.

Lo he dicho al principio de este artículo y lo vuelvo a repetir ahora: en InfoTecnoVisión somos muy optimistas en relación al potencial de esta aplicación. Es un inicio con limitaciones y algún que otro problemilla, pero es un firme paso en una dirección que se nos antoja muy prometedora. Así que, lo dicho: animaos a descargarla, a probarla, y a participar para contribuir en su mejora.

Y finalmente, permitidme que lance desde aquí mi más sincero agradecimiento y felicitación a los desarrolladores de Clew y, en especial al Dr. Paul Ruvolo. En primer lugar, por la buena predisposición que ha mostrado para responder a las preguntas que le hemos formulado y, en segundo lugar, por haber creado una herramienta tan sumamente útil e interesante para nuestro colectivo de personas ciegas y con baja visión. Gracias por todo ese esfuerzo y dedicación.

Enlaces

Página web oficial de Clew (en inglés).

 

Video de presentación en YouTube (en inglés). Duración 1:29 min.

 

Descarga Clew desde la AppStore.

 

Autor: Jaime Franco.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cumplimenta el siguiente captcha matemático introduciendo la cifra que falta *