Aira: un nuevo servicio de asistencia remota para el guiado y acceso a la información de personas ciegas

Imagen de una joven con las gafas de AIRA en cuya montura se aprecia una doble patilla en su parte derecha, sirviendo de soporte, tanto a la mini-cámara como al módulo de transmisión Wi-FI. Su gesto es el de estar enfocando a un objeto o a una escena.

¿Estarías dispuesto a llevar unas gafas que transmitieran vía Wi-Fi lo que estuvieras enfocando y que esta información llegara vía Internet a un servicio de agentes cualificados en atención a personas con problemas de visión, que te pudieran describir, a petición propia, lo que estás mirando, o bien, darte información para cuestiones de movilidad? Pues básicamente es lo que hace la tecnología de AIRA, de momento implantada solamente en USA. Pero hay más…

Tarde o temprano una combinación de tecnologías como esta tenía que ver la luz. Todos los componentes estaban dispuestos en el mercado para realizar el cóctel y ha sido una startup americana, Aira Tech Corp, la que ha elaborado la mezcla: Gafas inteligentes con minicámara y módulo de transmisión Wi-Fi más terminal móvil + conexión de datos preferencial + servicio remoto de asistencia cualificado, igual a AIRA.

Aira, según sus desarrolladores, es un “intérprete visual para ciegos”. No es una mala definición, porque a fin de cuentas es lo que hace, te permite interpretar el entorno visual por medio de los ojos de un tercero, a través de las instrucciones y descripciones que este te ofrezca, BAJO SOLICITUD.

¿Pero como lo hace?

El sistema se compone básicamente de 2 factores clave, una tecnología para captar las imágenes, procesarlas y transmitirlas con garantía y un servicio de suscripción atendido por agentes cualificados para asistir al usuario.

Veamos la tecnología que utiliza

-smart glasses wearables (TIPO Google Glass).

-Mini cámara portable.

-Módulo de emisión inalámbrico por Wi-Fi.

-Terminal móvil compatible.

-Aplicación para gestionar los dispositivos y el servicio.

y alguien se preguntará, ¿Pero esto no lo hace también la ap “Be my Eyes” y además gratis? Pues sí, solo con una diferencia, Be my Eyes es tan solo una app, el servicio de interpretación lo ofrecen voluntarios no cualificados y ESTÁ CONCEBIDA PARA FUNCIONAR sin gafas, solo con el terminal móvil.

Cómo comenzó todo

Suman Kanuganti jugaba con un par de Google Glass en 2013, cuando una idea le sobrevino de repente: ¿Qué pasaría si su amigo Matt Brock, que había perdido la visión algunos años atrás, se pusiera estas gafas, y transmitiera el vídeo captado a través de la cámara que lleva incorporada, utilizándola para ver con la ayuda de una tercera persona que viera, es decir, él mismo?

Kanuganti se sumergió en esta idea y experimentó con la tecnología que tenía a su disposición. Fue cofundador de Aira en enero de 2015, comenzó las pruebas a gran escala a mediados de 2016, y lanzó oficialmente
el servicio en abril.

Aira tiene “cientos” de usuarios, dijo Kanuganti, de 37 años, quien también es el director ejecutivo de la compañía.
La magia de todo esto radica en la simplicidad de la solución, agregó: una entrada sensorial faltante, la vista, es reemplazada por otra, el agente personal.

Compartió historias de cómo las gafas han ayudado a una madre a leerle cuentos a su hijo todas las noches; la experiencia de una usuaria que quería ensamblar los muebles de Ikea;
y la de una mujer que fue de compras. “Ella literalmente lloró cuando eligió sus propios productos”, dijo.

¿Cómo nos puede asistir Aira?

Paul Schroeder, miembro del equipo de Aira, afirma: “Es más que una herramienta de navegación, es un “servicio de información” . Los clientes pueden usar Aira para viajar de forma autónoma mientras aprenden sobre su entorno. El agente puede dar descripciones detalladas de edificios, paisajes
y personas. Si un cliente desea saber más sobre el restaurante al que se dirige para el almuerzo, el agente puede acceder rápidamente a Trip advisor o Yelp y ofrecerte información sobre el mismo.
Los agentes de Aira pueden leer menús, tarjetas de visita, letreros y notas manuscritas a través de la cámara de video inteligente. Incluso pueden tomar fotos para el usuario y enviarlas por correo electrónico. Aira te puede ayudar en tareas como comprar, hacer la tarea o aprender una nueva habilidad como el origami

Erich Manser, que es una persona sin resto visuual funcional debido a una retinosis pigmentaria, recientemente participó
en el maratón de Boston asistido por Aira. Las posibilidades son infinitas y los clientes están descubriendo formas novedosas de
aplicar el servicio Aira a diario.

¿Cuánto cuesta Aira?

Actualmente, los clientes pagan una suscripción mensual por el plan de servicio que elijan, y no hay ningún contrato u otras tarifas, puedes cancelar o cambiar tu plan en cualquier momento. Todos los planes incluyen:

– Gafas inteligentes ligeras y elegantes

– Servicio de datos (a través de AT & T Mifi)

-Acumulación de minutos no utilizados

– Un seguro para el hardware

– Una sesión de entrenamiento

-Acceder a al servicio de agentes de siete de la mañana a siete de la tarde, siete días a la semana.

4 planes disponibles, Basic, Plus, Pro y Premium.

-Plan Básico. 100 minutos regulares al mes por $89.

200 minutos durante 3 meses para sesiones de introducción y entrenamiento.

-Plan Plus. 200 minutos regulares al mes por $129.

400 minutos durante 3 meses para sesiones de introducción y entrenamiento.

-Plan Pro. 400 minutos regulares al mes por $199.

Minutos ilimitados durante 3 meses para sesiones de introducción y entrenamiento.

-Plan Premium. Minutos regulares ilimitados al mes por $329.

Minutos ilimitados durante 3 meses para sesiones de introducción y entrenamiento.

Más sobre los agentes

Los agentes que actúan en tiempo real son la piedra angular de Aira, y están entrenados internamente y sometidos a pruebas de calidad muy exhaustivas. A través de extensas interacciones con la comunidad de personas ciegas y con la de profesionales en este ámbito, como son los Instructores de Orientación y Movilidad, así como los Terapeutas de Rehabilitación Visual.
, aprenden lo que los clientes necesitan y desean. El servicio se personaliza a medida que los agentes van conociendo las preferencias y crean un perfil para cada usuario. Los agentes están capacitados en la terminología y en el protocolo de atención de personas con ceguera para comunicarse de manera efectiva con los usuarios. Realizan
múltiples tareas, leen mapas y transmiten la información con claridad.

El trabajo es un verdadero desafío, ya que requiere administrar una plataforma compleja y atender lo que se ve en pantalla, mientras el cliente hace preguntas. Al mismo tiempo, los agentes realizan búsquedas en Internet y brindan información detallada. Es importante señalar que los agentes de Aira no dan opiniones ni toman decisiones sobre cuestiones de seguridad; nunca sustituirán las habilidades y el criterio de viaje de un cliente. De hecho, el Sr. Schroeder comentó que “cuantas mayores habilidades de viaje se tengan, mejor se podrá usar Aira”.

Cómo Aira planea expandirse

Aira continúa evolucionando y mejorando su plataforma, servicios y equipos. Actualmente está trabajando en el desarrollo de su propia versión de gafas
inteligentes con vídeo integrado, audio y WiFi para conseguir un diseño más razonable. La inteligencia artificial jugará un papel más importante en los servicios que se ofrezcan, y pese a la escalabilidad del producto este no reemplazará a los agentes en tiempo real. También se está valorando la contratación de agentes con habilidades y experiencias especializadas para ayudar a los usuarios en tareas específicas, y Aira continuamente agregará tecnologías y servicios existentes como Uber, que recientemente se ha unido
al equipo.

La compañía de comunicaciones AT & T administra los datos de transmisión en tiempo real, así como la transmisión de video que reciben los agentes en sus paneles. Le ha dado prioridad a esta secuencia de datos para disminuir los contratiempos y retrasos, lo que garantiza un funcionamiento eficiente del servicio.

La Federación Nacional de Ciegos y la Fundación Estadounidense para Ciegos han sido incondicionales durante todo el desarrollo de Aira. Kirk Adams, CEO de la Fundación Estadounidense para Ciegos, dice: “Ya sea que la tarea que llevemos entre manos requiera operar una consola sofisticada o moverse de manera segura en un aeropuerto, está claro que la nueva tecnología de Aira representa un gran salto en autonomía y accesibilidad para las personas con discapacidades visuales”.
Él cree que Aira puede “ampliar las oportunidades de empleo, de educación y ofrecer una mayor calidad de vida”.

¿Qué piensan los usuarios?

Los primeros usuarios de Aira dicen que “redefine su libertad” y “les da información sobre cosas que nunca supieron que existían”. Eric Duffy escribió en la edición de abril de 2017 de la publicación Braille Monitor:”Aira proporciona asistencia visual solo cuando la solicitas. Está disponible cuando la necesitas, y no debes esperar a que te ofrezca la información, cuando le venga bien a un tercero. Aira no me ha hecho más dependiente de la visión, sino que ha cambiado la forma en que hago algunas cosas. En lo que a mí respecta, este es un cambio para mejor “.

Para obtener más información y ver un vídeo de esta tecnología, podéis visitar el Sitio Web oficial de AIRA (en inglés).

También podéis seguir a AIRA por Facebook.

¿Pensáis que una tecnología como esta os sería útil?

¿Contrataríais sus servicios si estuviera disponible en vuestro país?

¿Creéis que sus precios son asumibles y razonables?

De momento solo está disponible en algunos estados de USA.

Gran parte de la información de este artículo se ha extraído de un post en inglés de Audrey Demmitt
publicado en el Blog VisionAware.

Autor: Ricardo ABad

2 respuesta a “Aira: un nuevo servicio de asistencia remota para el guiado y acceso a la información de personas ciegas”

  1. Quizá sea demasiado caro, especialmente en países de Latinoamérica. La mayoría de los ciegos mortales no tendríamos ni para el plan básico… Además, por cien minutos al mes…

    No obstante confío en que la difusión de esta tecnología, y con más apoyo, puedan abaratarse los costos.

  2. Hola Ernesto, pues tengo que darte la razón. La cuota básica no resulta muy económica si consideramos los recursos con los que cuenta gran parte de la comunidad de personas ciegas en el mundo. Al mediar agentes humanos en el servicio, supongo que esto encarecerá los costes debido a su contratación. Está claro que lo conveniente sería que en cada país el servicio se ajustara al poder adquisitivo de la persona o estuviera suvencionado en parte o en su totalidad por la administración competente. Tendremos que estar pendientes del desarrollo de esta tecnología y de las nuevas que surjan en este campo. ¡Saludos y gracias por compartir tus reflexiones!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cumplimenta el siguiente captcha matemático introduciendo la cifra que falta *